En la primavera de 2013 estaba en Pamplona, viviendo en un barrio dormitorio y trabajando en el bar que tenía con un buen amigo. Acabábamos de pasar la tercera gran crisis desde el principio de la democracia, y muy al ralentí todos empezábamos a salir de nuestras pequeñas crisis personales.

Llevábamos varios meses al frente del negocio, y teníamos claro el tipo de música que teníamos que poner, para que viniera gente a la que nos apetecía ver. Varios chavales del barrio solían hablarme de una música rara que les flipaba, y lo llamaban “Trap”. Todavía los recuerdo escuchando con cascos en medio de alguna sesión de rock n roll, bailando con gestos locos y contoneándose hasta arrastrarse por el suelo.  Yo me partía la polla y les ponía las bebidas que me pedían, hasta que un día me pasaron los cascos y estuve escuchando. Eran instrumentales, y me sonaba a máquina, a plugin excesivo y a música primitiva.

Un año antes, y en la misma ciudad, nacía la revista “El Mono”. Nos traían unas copias al bar, y solía leerla en los ratos libres por la tarde. Recuerdo un artículo que hablaba de los macarras de los 90, los de mi generación. Los describía muy bien, explicando su carisma, y toda la jerarquía que había en torno al barrio. En aquel texto se intuía cierta nostalgia.  Además, el autor se lamentaba de la falta de este tipo de héroes sociales que tuvimos,  que representaban la vida en la calle, y que con el  auge de las redes sociales, derivado del avance meteórico de la tecnología, habían desaparecido.

Ahora estoy en Barcelona, y estamos empezando el año 2017. Mi casa está bastante céntrica y medio vivo de la música, trabajo que alterno con otros curros relacionados con el turismo. De la crisis hemos aprendido muchas cosas, y ya no tenemos esa sensación de vacío que teníamos antes. La verdad que la mayoría de mis amigos están mejor que hace años, y yo también, así que se podría decir que “vamos para arriba”.

Para ganar pasta con la música hemos empezado a gestionarnos nosotros casi todo, y la cosa va bien, sobre todo porque hemos seguido una idea parecida a una frase del trapero Kinder Malo: “Yo no temo equivocarme, temo repetirme”.

El Trap es el estilo de moda entre la juventud de mi país. Estos cantantes son los nuevos líderes para ellos, y son gente de barrio, muy curtidos para su edad, que han sido capaces de convencer a toda una generación con sus letras directas y exageradas, sin filtro. El grupo PXXR GVNG acaba de volver de una gira por América donde han arrasado, y ya se puede hablar de una segunda generación en España, que sigue lo que ésta banda liderada por Yung Beef explotó hace un par de años.

Este estilo nació en los años 90 en Atlanta, pero no es hasta hace poco que arrancó de manera exponencial aquí. Su nombre viene del trapicheo, y sus letras muchas veces hablan de esto. La característica musical que mas le distingue es el cambio de velocidad. Se utilizantemas con bmps más lentos, lo que facilita a personas con menos técnica el poder expresarse, y por otro lado otorga a su carisma un peso mayor en la interpretación. Hay muchas chicas haciéndolo también, y alguna como Chanel se han hecho un hueco muy rápido, cantando con mucho talento con tan sólo 15 años.

La mejor manera de bucear sobre esta nueva ola es dejarse llevar en Youtube. Sólo con empezar con los artistas que he citado, y probar con las sugerencias que aparecen a la derecha, podéis descubrir un nuevo mundo.

Seguro que los antiguos liantes de mis años habrían podido cantar sobre un beat de este tipo, y seguro que más de uno habría hecho un buen temazo de trap. También otro tipo de personajes no tan relacionados con la calle, pero sí con el mundo outsider. Todos sus herederos vuelven a tener la oportunidad de hablar desde el atractivo prisma que te da la marginalidad. Se llama trap, y su calado social demuestra que sigue habiendo otras formas para organizarnos, expresarnos, y a la vez ganar dinero de una manera más o menos libre en este nuevo mundo globalizado.

 

Share:

1 comment

  1. Lando 9 febrero, 2017 at 22:28 Responder

    Enlazar vídeo tras vídeo de trap en Youtube mola mucho.
    Se nota la influencia trap en tu disco en solitario, que por cierto mola mucho.

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con asterisco