Me gusta la gente que es activa en Facebook, y que tiene tendencia a contar su vida… igual que yo. Desconfío en cambio de aquéllos que nunca ponen nada. Los rozners, como yo los llamo. O también llamados Intruders.

Rozner: dícese de aquella persona que tiene Facebook, pero que nunca pone nada. Ni una triste foto, ni siquiera un enlace de El Mundo Today. Nada. Sin embargo, sabes que están ahí pues los ves a menudo conectados. A veces te mandan invitaciones al Candy Crush.

Me los imagino frotándose las manos cada vez que, alguno de los que sí participamos más activamente, metemos la gamba, ya sea porque hemos hablado de más, porque hemos hecho alguna declaración en caliente, o porque nos hemos mojado en exceso sobre algún tema en concreto. Me los imagino, como digo, frotándose las manos y hasta comiendo palomitas y todo. Siempre agazapados. Disfrutando del ridículo ajeno.

Como digo, yo he sido una persona bastante activa en Facebook, y con cierta tendencia a hablar de más, a dar más información de la necesaria, o de la que se me pide. Y siempre que he puesto algún comentario del que después me he arrepentido – y que me he apresurado a borrar -, al mirar a la parte derecha inferior de la pantalla ahí estaban unos cuantos rozners, a buen seguro riéndose por lo bajo a lo Nelson Muntz (ha, ha) y disfrutando del espectáculo, disfrutando de ver cómo un servidor se pone en evidencia.

Si eres un rozner lo sabes y punto. No tienes que romperte mucho los sesos pensándolo.

A lo mejor alguno está leyendo esto y piensa:

– Oh, no. Soy un rozner. Y lo he sido todo este tiempo. Pero no quiero ser un rozner nunca más. Ni mucho menos un Intruder.

Tanto éste como el que aparece más abajo, son dibujos originales de Eduardo Anemaro para la ocasión.

Tranquilo, amigo. Ante todo mucha calma. Recuerda que Roma no se hizo en un día. No tienes porqué ser un rozner nunca más. Basta con seguir una serie de sencillos pasos. Nuestro objetivo es que publiques tu primer post; en ese preciso instante dejarás automáticamente de ser un rozner para ser, digámoslo así, un usuario más de Facebook. Y qué mejor forma de perder tu virginidad que poniendo un buen temazo. ¿Me permites una sugerencia? Los Sultans Of Swing de Dire Straits. Esta canción no falla y le gusta a todo el mundo. Quedarás de puta madre delante de tus amigosface, que dirán: “qué buen gusto musical tiene este tipo del que apenas sabía nada”. Viva la vida, de Coldplay, también es una opción muy socorrida. O Wonderwall, de Oasis. Y si quieres dártelas de duro, ¿qué tal Master Of Puppets, de Metallica? ¿Eh?

Pero no tenemos porqué limitarnos sólo a poner temazos. Lo cierto es que, teniendo Youtube, las posibilidades son infinitas. Hay mil vídeos que las gentes de bien sabrán apreciar: la caída de Edgar, el Chucky de Cieza, los pistoleros del eclipse, Ma hecho un esguince, el hombre embarazado de gemelos: Por favor, no me hagan daño que estoy embarazado de gemelos… soy testigo de Jehová, y del Opus Dei…, o el más reciente del Caranchoa y sus cien mil memes…

Oh. Y descubrirás el maravilloso mundo de los “likes”. El que prueba repite.

El Facebook en muchos casos es pura masturbación. Que tienes el día un poco bajonero, pues nada, sube esa foto que tanto te gusta y date un baño de masas. O pon una foto de cuando eras pequeño y siéntate a esperar los likes; esta clase de fotos siempre enternecen a las tías; que te cubrirán de likes y te dirán cosas como “oy, oy, oy, pero qué cosa más mona, por favor”. Eso sí, una cosa te digo respecto a los likes; nunca te parecerán suficientes.

Otra forma de dejar de ser un rozner es sencillamente desactivando el chat del Facebook, de modo que tus contactos no te verán conectado y podrás hacer el rozner a tus anchas.

Otra cosa que me llama la atención de los rozners es que, aunque siempre están ahí, pues los ves a menudo conectados, en la puta vida te darán un like. De dejarte un comentario ya ni hablamos. Están, pero no están. Son como los espectros del anillo, ni vivos ni muertos. Ni comen ni dejan comer.

En esto del Facebook todos hemos sido cobayas del tal Mark Zuckerberg – la madre que lo parió -, y hemos aprendido a base de hostias. Todos menos los rozners, claro; estos no se han expuesto nunca ni un pelo. El consejo más importante que yo daría a una persona que está empezando es el siguiente: nunca cuentes tus miserias por el Facebook. Jamás. Cuando tú cuentas tus penas por Facebook los demás compran palomitas y se ponen a leer. Especialmente los rozners, por supuesto. Y es que no hay que olvidar que los rozners tienen un punto de “voyeurs”, de mirones. Bueno, esto en el fondo todos.

Otra definición de rozner: persona que está siempre conectada, pero que nunca pone nada. Nunca se exponen ni dan su opinión sobre nada – ni siquiera cuando lo del perro Excalibur – y sin embargo disfrutan y se descojonan cuando los demás se exponen demasiado.

Es posible que mucha gente se dé por aludida y Facebook se colapse esta tarde de peña subiendo los Sultans Of Swing o de enlaces a El Mundo Today.

Un amigo mío dice que “o tienes Facebook o no tienes”. O jugamos todos o rompemos la baraja. Sinceramente, opino que los rozners hacen un poco de lastre, o de freno, a los que sí participamos más activamente. Seguro que hay gente que en más de una ocasión ha estado tentada de abrir su corazón a los demás, como desahogo, o porque le ha pasado algo digno de contar, pero que luego ha pensado: a santo de qué me tengo que exponer yo de este modo mientras los rozners están tranquilamente parapetados y al abrigo en sus guaridas, comiendo palomitas, o haciendo lo que quiera que hagan.

Aunque quizás sea mejor así. Cada vez tengo más claro que cuánto menos nos expongamos y cuánto menos contemos de nosotros en Internet, mejor. Al menos ésta es mi opinión.

Seguramente también habrá alguno que al leer esto pensará: ya era hora de que alguien hablara y les pusiera nombre a este colectivo en la sombra. Y tan en la sombra.

De todos modos, hay tipos y tipos de rozners. Están los rozners estrictos y los rozners, digamos, a secas. Los primeros son rozners de pro, de pura cepa, que se han hecho a sí mismos. Están siempre conectados, pero no interactúan con nadie ni dan likes ni nada de nada. Sólo están de miranda. Y luego están los rozners “a secas” que sí que participan algo más, aunque de forma casi imperceptible. De vez en cuando dan un like a alguien – que un rozner te obsequie con un like es todo un logro; has tenido que escribir algo realmente grandioso – o ves que se hacen seguidores de alguna página o de algún grupo de música. A estos últimos, si me apuras, tampoco los consideraría rozners, los dejaría libres de pecado. Pero a los primeros, sí.

Y eso es todo. Un cordial saludo a todos, y especialmente a los rozners*. Sin acritud.

* también llamados Intruders.

Share:

17 comments

  1. di 15 Febrero, 2017 at 10:19 Responder

    Jei Eduardo (y Utepilsantes, si es q hay alguien ahí)

    Gracias por el artículo…. así q rozner es un palabro tuyo? Cuya etimología es?

    Y ya q estamos: cuántos rozners hay en Utepils? Lo digo pq llevamos 15 días y aquí no comenta ni el tito, vamos, casi ni los autores de los escritos contestan! Necesitamos un nombre para esto también… alguine publica y desaparece.

    Otro tema para expandir: diferencias entre los bloggers y los Facebukeros? Yo no tengo Facebook… y eso ya lo conté un día aquí… Bye Bye Facebook ,
    es lo q pasa cuando tienes blog, casi todo lo has contado ya…. 😉

    Muxus y arriba!

    di

  2. Eduardo Anemaro 15 Febrero, 2017 at 11:02 Responder

    Hola Di.
    Pues sí, rozner es un palabro de mi invención.
    La gente en general se está volviendo un poco “rozner”. Parece que hoy en día lo que se lleva es no darle “like” ni comentar ni nada. Cuando Facebook empezó era otra cosa. Actualmente se participa menos, me parece a mí.
    Gracias por tu comentario 🙂

  3. Iñaki 15 Febrero, 2017 at 11:10 Responder

    Saludos a todos, rozners inclídos (sabemos que estáis ahí)!!

    Te veo impaciente Di, jeje… yo también tengo ganas de ver más actividad en la parte de comentarios, pero ya irán apareciendo poco a poco. Por cierto, llevamos 6 días, no 15!!

  4. Fer 15 Febrero, 2017 at 14:09 Responder

    Aqui un Rozner de este blog (que no de feisbuk) durante estos primeros cinco dias de andadura utepil. He leido y disfrutado cada uno de los articulos que habeis subido, pero solo he comentado en unos pocos. Asin que aqui va un comentario general para la web: me flipa y estoy leyendo los articulos con mucha ilusion e interes. Mis mas sincera enhorag@uena: si hay debates en comentarios, yo sere un asiduo (aunque sea Rozneramente-Edu, me encanta el palabro, cual es la etimologia?-)
    Edu, gran articulo. Anemaro, geniales dibujos.
    Abrazos.

  5. Miguel 15 Febrero, 2017 at 18:12 Responder

    Genial artículo señor Anemaro. ¡Me he sentido plenamente identificado! Aunque no me considero un rozner de pura cepa porque ocasionalmente publico algo o le doy a algún like (mi media debe estar en uno al mes). Si queréis os explico porque lo hacemos (o al menos porque lo hago yo):

    1. No entiendo que la gente necesite darse esos “baños de masas” para sentirse bien. Mi autoestima me la curro yo, o en todo caso, con mis amigos de carne y hueso. Por tanto no me interesan los likes y esas cosas.

    2. Publico si tengo algo qué decir, una noticia que dar o algo que realmente me haya llamado mucho la atención y que quiero que la gente sepa, de forma que me evito tener que avisar a mis contactos uno a uno.

    3. Los rozners en realidad somos muy activos, pero por mensaje privado! el facebook me parece una herramienta util para comunicarse con quien me quiero comunicar, no tengo ningún interés en pregonar mis estados de animo en una plaza llena de gente

    Conclusión: entonces podeis decir y porque tienes facebook? pues en primer lugar, como digo, para comunicarme con quien yo quiero y cómo yo quiero. Y en segundo lugar porque soy un procastinador nato, y no hay nada más divertido cuando tienes mucho curro que husmear en el facebook del señor Anemaro, para ver cómo se queja de lo caros que están los likes o enterarse de cómo va el tour. 😉

  6. Eduardo Anemaro 15 Febrero, 2017 at 20:54 Responder

    Fer, Miguelín, muchas gracias por vuestras palabras. Se agradece. De verdad. A un “artista” siempre le gusta que valoren su “obra”, aunque sea una crítica. Y eso.

    Un saludo.

  7. di 16 Febrero, 2017 at 10:23 Responder

    Hola de nuevo! Unas ideas:

    Eduardo, dices q “la gente se está volviendo un poco rozner”… o sea, en tu opinión esto es un estado, cuando yo creo q es una características.. hay gente q SON rozner: en las redes y en la vida. No tengo datos, igual habría q hacer un estudio…:)

    Iñaki! es q vi “Plan oculto” el 1 de Fenb e hice cuentas.. pero tienes razón, son menos días. La verdad es q el comentario er aun poco boutade, a ver si entraba la gente. Sería una pena q no hubiera debate con estos temas… así q animo a la gente a lanzarse a la piscina!

    Fer, esto contigo, leyendo con interés todo lo q sale…

    Miguel, totalm en desacuerdo con tu punto 1, con la “gente de carne y hueso”, qué es eso? Si te gusta escribir y escribes, tras mucho tiempo de blog (como es mi caso), te conoce más profundamente gente q te lee siempre q la mujer de tu primo con la q te sientas en la mesa de Navidad todos los anios. E incluso algunos de tus amigos, con los q no hablas de TODO lo q escribes. Así q la respuesta (a favor o en contra, no importa) de gente q se ha leído un artículo q te has estado currando es importante. Sube tu autoestima, claro, tanto los “likes” como q alguien listo te rete. Sobre el “mesnaje privado” del q haces apología, a eso lo llamo email.

    Muxus a tod@s! 🙂

    di

  8. Iñaki 16 Febrero, 2017 at 12:17 Responder

    Pues yo sigo estando de acuerdo con Miguel. Si tú haces algo con lo que estás satisfecho debería ser suficiente, no? Pienso en la gran mayoría de mis contacto en redes sociales y no les veo flipando por que he enlazado un artículo sobre Lucia Berlin. Sé que a muchos les dará igual y no lo leerán, pero yo creo que es bueno, está bien escrito y quiero que esté ahí, para que se pueda leer y aporte algo a alguien, más allá del feedback que pueda darme.

    Si dono un riñón no lo hago para que alguien venga y me diga: “bua tío, eres el mejor”, sino porque creo que está bien, que puede ayudar a otro y que me hace sentir bien porque sí.

    En cuanto a lo de “que la gente que te lee te conoces más” digo yo que depende de lo que escribas. Si tienes un blog donde escribes sobre restaurar motos antiguas no creo que tus lectores sepan más de ti que mucha gente de carne y hueso (no incluyendo aqui a la mujer de tu primo a la que ves una vez al año).

    Por cierto, la idea sobre si ser un rozner es temporal o perpetuo me gusta! Es como “ser un guiri”, tendemos a pensar que los guiris “lo son” todo el año, cuando es algo que sólo dura unas semanas. Y lo peor de todo, nosotros también lo somos!!

  9. miguel 16 Febrero, 2017 at 12:52 Responder

    Di, entiendo tu punto de vista… ¡si hablamos de un blog! en ese caso estoy plenamente de acuerdo con tus palabras, pero no lo veo igual para el facebook. No entiendo la necesidad de poner una foto sugerente para conseguir likes o simplemente poner buenos días, estoy contento/enfadado…ya sé que soy un anticuado, pero sigo prefiriendo el amigo de carne y hueso (o teléfono) para esas cosas. Para debatir (tal y como hacemos aquí o se hace en un blog) me parece genial el mundo virtual.
    Supongo que los “Homo virtualis” nos acabaréis desterrando a los rozners a campos de concentración…

    Por cierto, como buen rozner tengo que decirte que si te gustó la peli de V de Vendetta te puedes leer el comic perfectamente porque el final es distinto! xD

  10. di 16 Febrero, 2017 at 22:49 Responder

    Hola Iñaki, Miguel y utepilsantes!

    A ver, Iñaki, qué somos, sino en relación con otros? No man is an island. Eso por un lado; por otro, todo comportamiento tiene una motivación: si no se obtiene nada (y lo q cada uno quiere obtener para q se refuerce el comportamiento es un mundo), por un mecanismo llamado extinción, se acabará. Luego, si tú envías Lucía berlin a tu amigo y no te contesta, le mandarás Rozners, y no te contesta, y, si tras trescientos y pico no te contesta, dejarás de enviárselos. Incluso si el feedback no está demasiado aparente, es vital. Si donas un riñón, lo haces por ti mismo, por tu propio feedback: para sentirte bien contigo. Es como la limosna. Esto no es una opinión: es ciencia. 😉

    Miguel, yo tb estoy totalm de acuerdo contigo en lo de Facebook y la no-necesidad de airear mi vida, q a nadie interesa. para eso tb alguna gente usa twitter o instagram. Las motivaciones para tener un blog son miles y bien distintas… . Yo tengo un blog personal pq me gusta escribir, y un día una amiga me propuso (yo no sabía ni lo q era un blog)… luego cuatro empezaron a leer y a comentar, y ahí seguimos. Yo escribía sin blog, pero me lo guardaba en un docu de word, o si eso lo compartía con algunos pobres amigos por email…. pero esto es muchísimo mejor: solo entra el q quiere, y , por mucho q diga Inaki, el feedback es lo máximo, de hecho, en mi blog son mucho más interesantes las conversaciones q se montan los cuatro q leen q lo q yo escribo…:)

    Y sí! he encargado “Watchmen” y si lo aconsejas tb compraré V de Vendetta…. te digo q el final de la peli, en estos timepos de Brexit.. me dio un subidón de adrenalina 🙂

    muxus a los dos

    di

  11. zIe7e 22 Febrero, 2017 at 11:37 Responder

    Por aquí otro rozner de Utepils que hasta ahora se mantenía en las sombras.

    El artículo me ha animado a escribir mi primer comentario, y me alegra que sea para un artículo de Eduardo. Yo debo confesar que me considero una persona bastante activa (aunque esto va por épocas) en las redes sociales, y que de rozner tengo poco. Es fácil verme opinar de cualquier cosa de la que no tengo ni puta idea en twitter o en los comentarios de Menéame (aunque aquí ya hablamos de un agregador de noticias y no de una red social), pero concretamente sobre Facebook lo único que puedo decir es que hace ya años que me cerré la cuenta y no habido un solo día en el que la haya echado de menos porque es una red social que no aporta nada. Solo le veo dos finalidades posibles, la de estar comunicado con tus contactos (para lo cuál, teniendo la aplicación del Messenger de Facebook no necesitas abrir la web o la aplicación) o, como afirma el autor en la que para mi es la mejor frase del artículo: “El Facebook en muchos casos es pura masturbación.”

    También coincido con Di en una cosa, el feedback es lo mejor de internet. Supongo que por eso prefiero dedicar mi tiempo a escribir en Menéame o Twitter que a contar mi vida (que por otro lado es muy aburrida) en Facebook.

  12. Eduardo Anemaro 23 Febrero, 2017 at 10:36 Responder

    Gracias por tu comentario, 7 🙂
    Respecto al Facebook. Yo he intentado por dos veces dejarlo. La primera aguanté dos semanas. Y volví. La última vez aguanté sólo un par de días. Es más difícil dejar el Facebook que las drogas, lo juro.
    Respecto a los likes. Confieso que cuando subo un dibujo o algo al face me gusta recibir algún like. Es algo muy del ser humano buscar la aprobación de los demás, la palmadita en la espalda o que te digan “eh, chico, buen trabajo”.
    De todos modos, el face es la única red social que me motiva algo. En twitter soy un auténtico rozner, entro muy poco y a los sumo retwiteo algún post de I.Escolar o cosas así. En instagram lo mismo.
    Y eso.
    Un saludo, utepilsantes.

  13. Pablo 25 Febrero, 2017 at 14:48 Responder

    Genial artículo, tanto por su forma como por su contenido.
    Y ya de paso enhorabuena a los cradores de Utepils, a los colaboradores y comentaristas.
    Fmdo: un ex-rozner de Utepils

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con asterisco