Psicología/Psiquiatría

Científicamente, Freud es un fraude (notas sobre la Medicina Basada en la Evidencia).

Antiguamente los médicos usaban conceptos como el “juicio clínico” para diagnosticar o recomendar intervenciones. El proceso diagnóstico ha ido mejorando con el tiempo, pero inicialmente – aún hoy, terroríficamente- parecía basado en intuiciones, sentimientos y poco más. Los tratamientos solían ser aquello que al galeno le había funcionado antes con otros pacientes. Esta es la época en la que medicina era más “arte” que ciencia.

Hace unas décadas también esto empezó a cambiar, con la llegada de la “Medicina Basada en la Evidencia” (EvidenceBased Medicine). Las decisiones de médicos particulares empezaron a ser cuestionadas versus decisiones recomendadas por paneles de expertos que se guiaban solo por la investigación de mayor calidad (no es este el foro para expandirme sobre metodología de investigación, pero quien quiera ampliar no tiene más que buscar “meta-análisis“, “revisiones sistemáticas” y “prueba controlada aleatorizada” para familiarizarse con la evidencia científica de más peso, en contraste con “estudios de caso-control”, “serie de casos” y anécdotas de abuelo cebolleta varias). Así que la Medicina Basada en la Evidencia llegó para quedarse, porque, ¿quién quiere que le diagnostiquen y traten basándose en lo que ese profesional “cree”, en un presentimiento o intuición o, -esto no es ser mala-, en el laboratorio que le ha pagado el último congreso?

Pero que no cunda el pánico: últimamente hemos asistido a la aparición de divulgadores que le están contando al mundo que la medicina que carezca de evidencia no merece la pena ser utilizada. “Es que a mí o a mi prima nos va bien”. Vale, sígala usando, usted y su prima, el pequeño problema es que se la tendrá que pagar usted: con los impuestos de todos solo se debería costear medicina basada en la evidencia. Y sobre todo: entérese de las consecuencias; probablemente en un catarro no le haga daño un zumo de limón, pero no actuar con otros temas… usted misma. Todos recordamos casos patéticos de gente en la tele recomendando este jugo de cítrico para el cáncer y ahí está uno de sus peligros: que mientras exprimes el limón, el cáncer se expande.

Ejemplos de esta medicina no basada en la evidencia, o “medicina alternativa” incluyen la homeopatía, el reiki, la aromaterapia, suplementos dietéticos, naturismo, etc. Intentan suplir las múltiples lagunas de la medicina tradicional, que evidentemente no es la panacea. Porque así es el método científico: si seguimos la ciencia para informar la medicina, podremos decir que esto que usamos “es lo que aún no ha sido mejorado”. Pasito a pasito, así avanza la ciencia. ¿Qué quiero decir con esto? Un inciso para introducir al Señor Popper.

Karl Popper fue uno de los principales filósofos de la ciencia del siglo XX, de la London School of Economics. Una de sus más famosas aserciones que tal vez conozcáis es que nunca podemos establecer que una teoría científica es verdadera. Lo que sí podemos hacer es someterla a diferentes pruebas o tests en un intento deliberado de probarla falsa. O sea, lo más que podemos decir de cualquier teoría es que hasta ahora no se ha probado falsa. Quién sabe lo que la habrá refutado, destronado de su pódium de verdadera en unos años.

Cuenta en su “Ciencia: Conjeturas y Refutaciones” que cuando cayó el Imperio Austro-Húngaro, hubo una revolución en Austria llena de eslóganes e ideas, y teorías un tanto salvajes. La teoría que más le interesó a Popper fue la de la Relatividad de Einstein. Las otras fueron la “Teoría de la Historia”, de Karl Marx; el “Psicoanálisis” de Sigmund Freud, y la “Psicología individual” de Alfred Adler. En el verano de 1919 se empezó a sentir incómodo con estas tres últimas teorías, tan distintas de las científicas y mensurables teorías de Newton, o Einstein. Popper se dio cuenta que estas tres teorías, que iban de ciencia seria, tenían mucho más en común con mitos primitivos que con la ciencia; se parecían más, por ejemplo, a la astrología que a la astronomía.

Parecía que estas teorías podían explicarlo absolutamente todo. El estudio de cualquiera de ellas convertía a los estudiosos a esta nueva verdad, no evidente a los “no iniciados”. Una vez que tus ojos se abrían, encontrabas confirmaciones en todos los sitios: el mundo estaba lleno de verificaciones de la teoría. Así que en el invierno de 1920, llegó a conclusiones como estas, entre otras:

  1. Es fácil buscar confirmaciones de una teoría, si las vamos buscando.
  2. Una teoría que no se puede refutar jamás no es científica (e.g. “Dios (no) existe”).
  3. Cualquier test que apliquemos a una teoría es un intento de falsificarla, o refutarla. O sea, el criterio de status científico de una teoría es su falsificabilidad, refutabilidad, o testabilidad.

El problema de la teoría freudiana o adleriana es que son no testables, luego son irrefutables. El mismo Popper afirmó que no cree que ambos estuvieran haciendo observaciones erróneas de sus casos clínicos, pero que los famosos Ego, Superego y Ello freudianos no pueden pretender ser más científicos que los dioses del Olimpo Homéricos. Pero también se dio cuenta de que la mayor parte de la ciencia se originó en los mitos, y el mito puede contener importantes anticipaciones de la teoría científica. O sea, que si una ciencia se describe como “pseudociencia” (o metafísica) no quiere decir que sea insignificante o negativa. Simplemente, no es ciencia.

Así que, ¿que dentro de 100 años nos escandalizaremos de algunas cosas que hacemos hoy en medicina? Seguro, pero así es como está el conocimiento a día de hoy. De momento, hay menos infartos o accidentes cerebrovasculares (número clínicamente significante) en las áreas donde se aplica la evidencia que en zonas donde el venerable anciano doctor aplica lo que hizo toda la vida. ¿Dónde te gustaría vivir?

Hace un tiempo contacté a uno de estos divulgadores que intentaba explicar a la gente la tomadura de pelo que son estas pseudociencias para pedirle que no se olvidara de las que atañen a la salud mental, mucho más esotéricas y difíciles de medir que las específicas de salud física. Me dio la razón y algunas largas, y ahí quedó todo. Claro que, ¿qué es físico y qué mental? Esta división mente-cuerpo, el famoso dualismo cartesiano del Siglo XVII, está más que superado. La mente y el cuerpo no solo interactúan: son lo mismo). Pero esta dualidad cartesiana, de todas formas, todavía nos persigue… mejor no hablemos de la masa que cree en la existencia del “alma”, es que muchos todavía creen que hay cosas que están “solo enla cabeza” (ergo, no existen) y por ende, se puede uno auto-tratar. “Venga, anímate”, o “niño, para quieto”, o “deja de la lavarte las manos, ¿no ves que no pueden estar contaminadas?” Alguien os ha dicho alguna vez: “venga mentalízate y dejar de vomitar ese norovirus”, o “¿por qué no paras ya con esa cardiopatía?”. No. Pero en salud mental pasa: la gente cree que puedes “sobreponerte”.

Y en salud mental también pasa que, hasta día de hoy, los que apoyan ciertas psicoterapias (entre ellas la psicoanalítica, o la psicodinámica) aún no han logrado demostrar con los estudios científicos de calidad que he citado arriba que estas intervenciones funcionen. “Es que hay una serie clínica en los que funcionó”, dicen. Sí, una serie clínica, muéstrame un estudio aleatorizado randomizado. Pero no pueden porque de entrada, es imposible medir lo subjetivo, como ya vio Popper hace un siglo. Veamos tres casos:

Un hombre de 35 años, con un buen trabajo y razonable vida personal, pero con una nariz como un pimiento. Está descontento, se mire de frente o perfil. Sabe que lo suyo, hasta en la cara de Anás sería delito. Se plantea una rinoplastia. La escuela psicoanalista, tras tal vez años de terapia, dictamina: “en realidad, la nariz simboliza el pene, y el deseo de operarse el apéndice nasal representa su desplazamiento de deseos sexuales inconscientemente a la nariz”.

Un hombre de 25 con un diagnóstico de esquizofrenia paranoide. La escuela psicoanalista describe el concepto de “la madre esquizofrenogénica”. La madre, como casi siempre, es la culpable. Pero no hay duda que la esquizofrenia es una enfermedad claramente orgánica, transmitida genéticamente, con alteraciones cerebrales objetivables en resonancia magnética, distintos niveles en neurotransmisores, etc.

Sometimes a cigar is just a cigar

Una mujer que tiene que comprobar repetidamente si ha apagado el gas, ha de lavarse las manos 30 veces al día siguiendo una técnica especial y tiene pensamientos intrusivos de que algo horrible pasará si no lo hace. El psicoanálisis mantiene durante décadas que “los síntomas simbolizan la lucha inconsciente por controlar deseos inaceptables a nivel consciente”. Obsesiones, rituales, diagnóstico: trastorno obsesivo compulsivo. Pero no hay duda que este trastorno es una enfermedad claramente orgánica, transmitida genéticamente, con alteraciones cerebrales objetivables en resonancia magnética, distintos niveles en neurotransmisores, etc.

Estos son sólo tres ejemplos de las meteduras de pata de la teoría psicoanalítica. Sigmund Freud, su fundador, se inventó una gran metáfora para explicar la mente que fue asimilada y tomada como “La Verdad” durante décadas. Pero luego llegó Popper y le desmontó el invento. Los escritos de Popper inspiraron los primeros estudios experimentales en psiquiatría.

Esto revolucionó la psiquiatría, que empezó a cuestionarse que esas interpretaciones fueran “La Verdad”. Eran, simplemente, una interpretación. Y si uno tiene, por ejemplo, una fobia a los perros y le ayuda a superarla el que le digan que es “porque representa a su padre que los maltrataba”, pues muy bien para él, pero no tiene ninguna validez científica, ni se puede extrapolar a la población general. En este momento (y digo en este momento, porque siguiendo a Popper, lo que creemos HOY como verdad es simplemente lo último que no ha sido desmentido y desmontado por estudios bien diseñados), para entender las fobias en general se utilizan principios de la Teoría del Aprendizaje (Skinner, Pavlov, et al.) y su tratamiento (increíblemente efectivo, por otro lado) es la famosa TCC (Terapia Cognitivo Conductual).

La TCC es la terapia psicológica que más evidencia científica tiene de su lado. Desde sus comienzos en los 60 con Aaron Beck, se empezó a medir los resultados de las intervenciones (un médico que intente bajar la fiebre a un paciente le tomará la temperatura tras haberle administrado el fármaco, ¿no?). Esto puede parecer trivial, pero el medir cómo disminuyen los síntomas depresivos tras X sesiones con cuestionarios que han sido estandarizados y validados no se hacía antes. De esta manera, se puede hacer más objetiva (dentro de que esto no es una ciencia exacta) la recuperación que estamos buscando.

En estudios serios, el psicoanálisis no demuestra ser efectivo. Insisto: a gente puntual puede haberle funcionado, pero no a la gran mayoría (que responde a la TCC). A un paciente puntual le puede bajar la fiebre con un Conguito, pero a la mayoría les baja con Paracetamol o Ibuprofeno. El psicoanálisis ha dado muy bien en la literatura, para algunos ha sido fuente de metáforas sin fin, y quizás en ciertas cenas con amigos, con público propenso. ¿Fue su faceta cuentacuentos la mayor aportación de Sigmund Freud a la historia? Como científico, FREUD es un FRAUDE.

 

Share:
Di Vagando

27 comments

  1. Miguel 20 Febrero, 2017 at 09:59 Responder

    Muy interesante el artículo! Yo estoy plenamente de acuerdo en que hoy día hay un desvarío generalizado en la aplicacion de terapias alternativas y pseudociencias. Ahora bien, soy hijo de unos padres bastante naturistas y en pequeñas cosas (catarro, gripe incipiente etc no hablo de cánceres ni nada chungo) siempre me he curado evitando los antibióticos. Muy pocas veces en mi vida he tomado ibuprofeno o paracetamol. Lo que he aprendido en casa es que el cuerpo tiene que luchar contra el catarro, que no pasa nada por estar enfermo 2 o 3 dias…y creo que es cierto, tus defensas se hacen mas fuertes. Si te atiborras a medicamentos, tapas los sintomas y sigues con tu vida, creo que no estas escuchando a tu cuerpo ni respetándolo. Yo, en nuestra forma de encarar las pequeñas enfermedades cotidianas, percibo un problema como sociedad: queremos curarnos ya y punto, no hay tiempo que perder. Creo que eso es sucumbir a los estandares mercantilistas del capitalismo actual (hay que producir; no hay tiempo que perder!). Por lo tanto permitirte pasar una gripe sin enchufarte medicamentos (a no ser q la fiebre sea realmente alta claro), respetando el proceso de lucha que vive tu cuerpo (y del que saldra fortalecido) es para mi una forma de lucha biopolítica.
    Pero como te digo te hablo de esas pequeñas enfermades cotidianas por las que la gente va a urgencias (y encima saturan el hospital por nimiedades) pero evidentemente para todo lo que no sea la simple gripe de todos los años, entiendo que hay que ir al hospital!
    Un saludo!

  2. Aritz 20 Febrero, 2017 at 11:18 Responder

    Hola Di. !Genial artículo!
    ¿Qué método seguía Freud para llegar a esas conclusiones? ¿Qué evidencias le llevaban a asociar la nariz con problemas sexuales no resueltos, por ejemplo?
    Porque, aún erróneo, seguiría un método…

    Gracias!

  3. di 20 Febrero, 2017 at 23:36 Responder

    Hola utepilsantes, gracias por leer… unas notas:

    MIGUEL, estoy tan en contra de la sobre-medicalización, el sobrediagnóstico y la comercialización de la medicina como tú. Los que creemos en la sanidad pública lo estamos todos. Aquí te dejo la campaña del sindicato médico del Reino Unido “Too much Medicine” o alguna cosa q escribí hace tiempo, Las tetas de Angelina y la comercialización de la medicina.

    Así q puede ser q las farmaceúticas y un grupo de médicos desalmados nos estén intentando encontrar enfermedades donde no las hay para q gastemos, estoy contigo. El paracetamol q no tomas no es un buen ejemplo: aquí en UK puedes comprar una caja en el supermercado por 33 p, lo mismo q el Ibuprofeno. Y a su vez, hay técnicas “naturistas” q cuestan un ojo de la cara.. homeopatía por ej,,, aún la venden algunos farmaceúticos: alucinante.

    Yo, personalmente, quiero curarme ya y punto (veo q tú no). El dolor tiene una función, q es informar… cuando sabes q viene de la infección de muelas q tienes, no veo el punto de soportar una noche de dolor. Se nos educó q esto era un valle de lágrimas, pero algunos ya no lo creemos. Sobre el sinsentido de usar antibióticos para catarros, técnica q usaban tus padres, la ciencia os ha dado la razón. Es pura lógica.

    ARITZ! Muchas gracias… Freud era neurólogo en Viena y se fue a estudiar a Francia con Charcot, q estaba desarrollando la hipnosis en su estudio de la histeria. SI sigues el enlace del texto a Freud, ahí cuento más del tema. Total q a Freud se le ocurrió q mejor q la hipnosis sería hacer hablar a la gente de sus neuras. Y cómo crees q llegó a q todo lo alargado es fálico? (menos su puro). Pues imagínatelo… con imaginación. Mira, yo he titulado el artículo “como científico” Freud es un fraude… yo no digo q a cierta gente no le haya ayudado pq sus interpretaciones han funcionado para ellos, les han resonado. Yo solo digo q no funciona con una mayoría suficiente como para concluir q es un método q cura nada. pero lo peor es q puede ser peligroso… has oido hablar de los cientos de casos de “inducción en terapia”? Mucha gente acabó creyendo q había sido abusados sexualmente en su infancia, inducidos por la terapia (hay una peli no muy buena de Amenábar del 2915 q cuenta esta historia: Regression 2015) . En siquiatría infantil, terapias esotéricas como hacer “regresar” a un ninio al estadio de bebé (metiéndolo entre mantas y haciéndole “volver a nacer” pretendiendo q el túnel creado por las mantas es el canal del parto, llevó a varias muertes por asfixia… podéis googlear “rebirth” y verlo en youtube… o sea, estamos hablando de técnicas q no solo no funcionan, sino q pueden hacer daño.

    Muxus!

    di

  4. Luis 21 Febrero, 2017 at 09:58 Responder

    ¡Madre la que hemos tenido en mi muro de facebook con este post, Di!

    He respondido como he podido, sin ser especialista en el tema. Pero a la petición expresa de datos que demuestren el no-funcionamiento del psicoanálisis, nada parecía suficiente. ¿Tenemos algún tipo de documento contundente a mano? 😉

    Gracias!

  5. C.S. 21 Febrero, 2017 at 10:39 Responder

    “¿Por qué no paras ya con esa cardiopatía?” (Me parto) ¡Y puede que te castiguen por tenerla o que te llamen vago por no ser capaz de correr! Muy bueno el artículo. Aunque, siguiendo Popper, también habrá que poner la información que tenemos sobre Freud en su contexto. Es un fraude, es cierto, ahora lo vemos. Pero fue el primero en pensar que podía haber un tratamiento para esas enfermedades y se puso a buscarlo. A veces encontrarlo no es tan rápido, pero los que vamos por la carretera siempre estaremos en deuda con el primero que abrió un caminito por la selva a machete…(el amarillo no se ve…)

  6. Luxindex 21 Febrero, 2017 at 10:46 Responder

    Hola, amigos:

    Os doy la enhorabuena por la revista, tanto en su forma como en los contenidos. Por poner alguna pega, yo sólo cambiaría una cosa: el destacado amarillo de los hiperenlaces que aparecen en los artículos; quizá sea cosa mía, pero me cuesta leerlos.

    Con vuestro permiso, y aunque quede en evidencia mi ignorancia, ahora quiero comprobar si aquí funciona de la forma que imagino la cursiva, negrilla, subrayado y, si una vez publicado, se puede (por lo que fuere) borrar el comentario que uno mismo hizo.

    Si es así, lamento comunicaros que contáis con un nuevo comentarista; si no, para vuestro descanso, no pasaré de fiel y agradecido lector.

  7. di 21 Febrero, 2017 at 12:27 Responder

    Hola Luis!!! Y mil gracias por ser mi community manager en Facebook! 🙂 Lo siento, no tengo FB, ya me informaron q se estaba liando parda… es un tema q no deja indiferente a mucha gente, pero vamos, lo habrás vivido ya, es parecido con el resto de seudociencias: los fans de la homeopatia etc son tb muy beligerantes!

    Sobre datos en cuanto a q no funciona, estoy convencida q al q lo defendía le funciona! Yo no digo a gente puntual no le funcione. Lo q tienen q hacer ellos -con estudios con suficiente power- es probar q con esta terapia disminuyen los síntomas X, Y, o Z, cosa q no han hecho.

    Ahora estoy de vacaciones pero cuando vuelva os busco algún paper q compare esta terapia con medicación, o con CBT o ITP, o alguna otra terapia q sí ha logrado probar eficacia…

    Hugs

    di

  8. Luxindex 21 Febrero, 2017 at 12:57 Responder

    Estimada Di:

    Enhorabuena por este artículo de tan interesante y agradable lectura. Planteas con fundada argumentación un tema realmente candente y peliagudo. Al respecto, me gustaría comentarte una curiosa coincidencia.

    Tengo la suerte de contar entre mis amistades con la del célebre doctor barcelonés Santiago Batablanc, director de la prestigiosa clínica sevillana Nuestra Señora del Señor y catedrático emérito de la complutense de Harvard.

    Pues bien, el pasado domingo, hablamos de Freud y de la medicina basada en la evidencia, ¡lo que son las casualidades! Batablanc, como tú, sostuvo que Freud es un fraude. Al respecto, me contó dos o tres chistes picantones y malos en los que dejaba al neurólogo como un tío más salido que una aguja en un pajar (no, no, ¿cómo era, cómo era…?) e incluso, en eso sí tuvo gracia, me recitó un improvisado pareado ripioso:

    —Que Freud es un fraude,
    ¡¿quién, hoy, no lo aplaude?!

    Más serio, en cambio, se puso al hablar del meta-análisis y la evidencia, que yo, he de aclarar, defiendo a capa y espada.

    —Mira, Luxindex, decir que la medicina de ahora, o cualquier disciplina, descansa en la evidencia suena a gloria, pero el problema estriba en definir qué es evidencia. Además, si de los principios actuales de esa medicina no se pudiese dudar, fuesen irrefutables, resultasen evidentes… ¿no estaríamos ante una reedición del psicoanálisis pero con más maquinitas, anglicismos y muchos acrónimos: MBE, DIP, AD, RTC, etc.? —dijo entre aspavientos—. —¡Y si no que le pregunten a Popper! —añadió mirándome fijamente.

    —Ya estás con tus juegos de palabras, Bati. Lo evidente es lo evidente: es evidente.

    —No, Luxi, no: lo evidente es, si acaso, lo imposible de demostrar. Lo evidente, en sí mismo, es un imposible epistemológico: ¡Cómo demostrar cuando es de día que es de día!

    —Ya estás patinando. Es que cuando te pones platónico…

    —No patino. Y eres tú el que se pone aristotélico.

    —Sí patinas. ¿De verdad que, con toda tu experiencia y formación académica —ha estudiado la carrera de medicina varias veces—, prefieres mantener que la medicina es un arte?

    —Por supuesto. Y los de la Evidencia también, aunque no lo sepan. Veámoslo: «Metodológicamente sólido», «buen diseño», «tamaños del efecto que están asimétricos», «calidad del estudio…». ¡Coño, pero si emplean la jerga de los artistas y sus críticos!

    —Tonterías. Ya sé lo que pasa: nos ha traicionado el lenguaje. No deberíamos haber usado la voz evidencia sino hecho o prueba científica —afirmé esperanzado de haber encontrado una salida.

    —¡Pues vaya giro para ir a parar al mismo sitio! Mira, lo que quiero decirte es que la ciencia de hoy, como la de siempre, peca de ufana. Es más, todos, inevitablemente, pecamos de ufanos. Quizá esa ufanidad es el entusiasmo que nos permite afrontar el día a día laboral, ¿no crees?

    —Ahora no te he entendido, Bati.

    —Pues menos me vas a entender cuando te lo explique con una historieta verídica.

    Y esto me contó:

    «A las afueras de Avança (una Vetustilla cualquiera pero en Portugal, cerca de la septentrional Estarreja), a principios del verano de 1882, un viejo recoge las últimas naranjas ayudado por su pequeño nieto Antoñito, de ocho años de edad, mientras desbrozan el terreno de su jardín frutal. En una de éstas, en un descuido, el niño se hace un cortecito en un dedo con el almocafre. El abuelo, tras calmarlo, hace que se chupe la herida y escupa la sangre, se agacha a por una naranja podrida, mohosa, se la restriega por el corte y, sabedor de que no se le infectará, sigue con la labor.

    ¿Que no se le infectará…? ¿Magia? Sí, hasta el también verano de 1928 (vuelta, tras unas breves vacaciones, de Fleming a su desordenado laboratorio con las placas de Petri sucias que allí dejó ahora cubiertas de moho); desde entonces, penicilina.

    Pasaron los años y Antoñito, ya convertido en todo un Vossa Excelência António Caetano de Abreu Freire Egas Moniz es un reputado psiquiatra y neurocirujano (catedrático de Neurología), inventor y campeón de las lobotomías que llevan causando furor veinte años en el primer mundo (no así en las tribus asilvestradas de África o América del Sur o en los pueblos en general lejos de la capital). En suma, que Antoñito, en 1949, recibe el Premio Nobel de Medicina por rebanar sesos a dos manos.

    ¿Las lobotomías… Ciencia? Sí, hasta 1960; desde entonces, barbaridad».

    —Bati, ese Egas Moniz me suena. ¿Ese fue al que un paciente psiquiátrico suyo le disparó ocho tiros, ¡ocho!, y en su descargo el paciente argumentó que el doctor no le estaba dando los medicamentos adecuados para su enfermedad?

    —Así es. Y, las cosas como son, a tenor de la violenta reacción de tan loca criatura, el juez en eso le tuvo que dar la razón: la medicación, muy adecuada, muy adecuada, no parece que fuera. Pero no nos desviemos, Luxi, lo que quiero decirte con la historieta es que, quizá, sólo los convencidos incrédulos son los únicos que puede que obtengan algún día alguna certeza, así sea pequeña e intransferible, pues probablemente no le importe a nadie y con nadie la puedan compartir.

    —Ay, Batablanc, de una tacada has sacado tus dos defectos principales: pesimismo y cursilería.

    —¡Tu puta madre! Digo, con el poeta, que aprendas a dudar y así acabarás dudando de tu propia duda; de este modo premia Dios, y la ciencia, añado yo, al escéptico y al creyente.

    —Eso me suena, Batablanc.

    —Es de Machado, de Antonio Machado.

    —Ah, ¿el letrista de Serrat?

    —¡¿Y yo soy el de los chistes malos, Luxindex?!

  9. di 21 Febrero, 2017 at 23:28 Responder

    Querida CESI, qué alegría verte por estos lares! Es cierto q, como hablábamos el otro día en otro artículo de MIguel (Huelga de alquileres) estos conceptos son muy antiguos y a Freud hay q entenderlo en su época… que era machista? Cómo era la sociedad entonces (por no hablar de ahora)? Yo con ese divague solo intento q la gente q no está en el mundillo se familiarice con el escepticismo… yo misma iba a supervisión de sicoterpia cuando tenía q hacerla en mi training y la supervisora nos daba sus interpretaciones, según ella más válidas q las nuestras…. nosotros callábamos. De dónde sacaba esa interpretación? Según si era jungiana, lacaniana, freudiana…. zzz

    LUX! Pero qué suerte tienes de mantener estas conversaciones con el Dr Batablanc, q estudió la carrera de medicina varias veces!!! Yo conozco a varios q también… Y más suerte nosotros q, en princimicia, nos las cuentas. Mira, le daremos la razón en q tal vez el uso de la palabra “evidencia” no sea la traducción exacta y q en castellano es “medicina basada en los hechos” (o eso dice wiki). Pero es q el concepto se suele usar en inglés EBM y no me he podido resistir a la traducción literal… Sobre las lobotmías y otras hierbas (Terapia electroconvulsiva por ej), igual hago otro divague, “los abusos de la siquiatría a lo largo de la histroia”. Para mí lo terrorífico es pensar qué abuso estaremos cometiendo ahora q en 30 anios miraremos atrás y nos horrorizaremos (apliqué TEC de junior, con eso lo digo todo). Sobre el letrista de Serrat qué decirte… esos ojos azules…

    Hugs

    di

  10. Inma 22 Febrero, 2017 at 09:48 Responder

    Joé, me lo paso en grande con los comentarios, adicta me estoy haciendo ¿tendría que psicoanalizarme? ja ja.
    Lo del color amarillo a mí también me parece que habría que cambiarlo porque se ve mal. Los artículos son muy buenos y los comentarios no digamos aunque a veces me parece que se os va un poco la pinza con las exquisiteces semánticas.
    Para mí la palabra” humilde” es la antónima de “orgulloso” por lo tanto se pude ser humilde podrido de dinero o no, es una condición interior y por contra se puede ser orgulloso en la más absoluta pobreza. Igual estoy diciendo una solemne tontería. Si es así pido disculpas “humildemente”. Y no me machaquéis que os voy teniendo un poco de miedo.Un abrazo a todos que sois muy buenos

    • di 25 Febrero, 2017 at 09:42 Responder

      Buenos sábados Inma! Muchas gracias por tu comentario… la adicción es a lo mínimo q aspiramos aquí, así q vas por el buen camino. Además, lo q uno se va a ahorrar en psiconalistas con Utepils! (no os pasaremos factura, tranqui ;))

      Sobre el uso de “personas humildes” (q viene de la gran entrada de Miguel “Huelga de alquileres”), creo q estás conmigo: que se deje de usar humilde como equivalente de pobre. Esto nos llevó en la entrada de MIguel a un interesante debate sobre clases sociales, ese ente q dicen q ya no existe :)…

      Un abrazo!

      di

  11. inma 22 Febrero, 2017 at 10:37 Responder

    Hola Luis, se me hace raro llamarte así, sobre la polémica que has desatado. Acuérdate de la que se armó a raíz de las charlas sobre las pseudo ciencias que organizasteis desde el Ateneo en el Planetario de Pamplona. Nada, ni caso. Un abrazo.

  12. Miguel Garau 22 Febrero, 2017 at 16:05 Responder

    Inma for President ya. Se acabaron las exquisiteces semánticas, que viva el sentido común! Yo creo que ya va siendo hora de hacer un Utepils de carne y hueso, y trasladar estos debates al salón de los Jáuregui Sayas :p

    Por cierto que también podría ser interesante publicar una conversación entre Di y una “conocida” mía, llamada María Garau que también tendría mucho que aportar sobre la aplicación de electroshocks en terapia y de ambos puntos de vista podrían salir cosas interesantes.
    Un saludo a todos, es un placer leeros

    • di 25 Febrero, 2017 at 09:47 Responder

      Hola Miguel de nuevo!

      Me estoy riendo pq ya hubo un embrión del debate “carne y hueso vs. blogs/redes sociales” en la entrada de Eduardo Anemaro “Eres un rozner?”

      Y me apunto a conversaciones con María!

      MUxus

      di

  13. Luxindex 22 Febrero, 2017 at 16:33 Responder

    Di, como se nota que te gustan las palabras, estarás de acuerdo en que «Medicina basada en los hechos» es un ripio de mucho cuidado por mucho que lo emplee la Wikipedia. ¡¿Por qué no propone nadie «medicina fáctica» o «medicina factual» a secas?!

    Es curioso lo que ocurre en las jergas técnicas de un buen tiempo a esta parte. Antes no ocurría eso; la mayoría de los textos técnicos de hace más de 50 o 60 años da gusto leerlos. Hoy en día, por un lado se abusa hasta de los acrónimos hasta exasperar pero, por otra parte, se prefiere lo complicado a lo sencillo; por ejemplo, ¿por qué la ostentosa «influenciar» ha jubilado a la depurada «influir».

    «Basada en» me parece hueco, superfluo, puesto que si es «fáctica» necesariamente se basará en los hechos y no en los adverbios, el futuro o la memoria, la nostalgia, la desazón, la Atlántida sumergida, los celos, las coles de Bruselas, aquello que no me dijiste, la sabiduría de Donald Trump o salir bien en las fotos de carné. No, ¡se basará en los hechos!

    Lo digo porque también he leído «medicina basada en hechos reales». Pero, insisto, ¡¿hay acaso hechos imaginarios?! El que inventó «basada en hechos» es pa’ matarlo, pero el que lo aumentó a «basada en hechos reales» es pa’ matarlo y no enterrarlo.

    Ya sólo queda el que proponga, qué se yo, «basada en hechos reales existentes», que será para enterrarlo ¡pero vivo!

    Inma, amiga, lo de las palabras son manías. Manías necesarias, quizás. Te ruego paciencia.

    Por otra parte, pienso como tú: un buen blog sin buenos comentarios es como grapar una sola hoja.

    • di 25 Febrero, 2017 at 09:51 Responder

      LUX, me ha gustado tanto esta frase: “un buen blog sin buenos comentarios es como grapar una sola hoja”… Por qué no la habías dicho antes?!? Estoy por robártela y ponerla de cabecera.

      Sobre la medicina fáctica/factual… vale, lo compro. Iba a sugerir “dática” (basada en los datos), pero no creo q me lo aceptéis (suena a dátil?). Lo importante es q se vea q la aplicación está basada (oops, sé q no te gusta) en DATOS objetivos y no en opiniones. La opinión es barata, los datos, caros.

      Abrazontes

      di

  14. NáN 24 Febrero, 2017 at 21:20 Responder

    Me encanta lo de que FREUD es un FRAUDE.

    Pero ojo, que te has perdido otro igual de bueno: “Le gustaban tanto los charcots que hasta se iba a Francia para meterse en uno”.

    Esto, ay… qué miedo me está dando: los sicoanalistas… ¿no nos ponen a parir a los chistosos lingüísticos?

  15. di 25 Febrero, 2017 at 09:56 Responder

    NáN!!! Bienvenutti!!!

    Lo primero la admisión de q Freud-Fraude no es mío… es tan obvio q a alguien se le tenía q haber ocurrido antes, seguramente a muchos…

    Ahora, lo de los charcos es EXCELSO. “Meterse en un charcot”… vamos, q tb lo voy a adoptar (citándote, eso sí: “Nan (2017). En: Freud es un fraude. Utepils-mag, Vol 1, pp…”) de ahora en adelante, cuando me meta (o vea q me voy a meter) en uno… q es más frecuentemente de lo q debería…

    Un hug

    di

    • di 1 Marzo, 2017 at 23:00 Responder

      Ja ja Inma!!! Mucho peor lo de Freud! Shakesperare será uno o varios, pero el placer que ha(n) dado con su escritura… Freud ha intentado curar a la humanidad explicando su enfermedad mental … casi nada! 🙂

  16. JM Lenoir 6 Marzo, 2017 at 21:16 Responder

    Yo siempre que leo algo sobre la validez científica del psicoanálisis me acuerdo de esa escena de “Primera Plana” de Billy Wilder en la que un prestigioso psicoanalista recién llegado de Viena le pregunta a un criminal encarcelado: “¿tuvo usted una infancia normal?, quiero decir… ¿quería usted acostarse con su madre y matar a su padre”?

  17. di 15 Marzo, 2017 at 11:00 Responder

    Hola darlings,

    Llevo unos días succionada por la calle y ahora… veo que tengo dos utepilsantes desatendidos!!! MUchas gracias por los comentarios…

    Inaki… no conocía esta noticia… ya solo nos falta ser polis entre nosotros! Si solo existiera la medicina pública no existiría ese problema: aquí en UK existe el NICE (National Insitiute od Clinical Excellence) q dicta lo q se debe usar en la Seguridad SOcial… En la pública solo debería usarse la medicina basada en la evidencia, eso está claro.

    Mr Lenoir… llevo toda la tarde intentando comentar en tus entradas y no puedo!!! Inaki dice q lo está mirando… mientras tanto, gracias por tu comentario y decirte q situviste una infancia normal, seguro q el psicoanalista se las apania para sacar algún cadáver de algún armrio…. como dice la gran frase de Karl Kraus, “el sicoanálisis es la única cura que ha inventado su enfermedad”

    muxus

    di

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con asterisco