Educación

“Cuesta aceptar que ser despistado es causado por una disfunción cerebral”.

Como bien se indica en su ficha personal a pie de artículo, María Garau se dedica a la neuropsicología clínica tanto en población infantil como en adulta en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona. Es colaboradora de Utepils Magazine y se ha prestado a responder a unas preguntas acerca del TDAH.

Utepils Magazine: Vamos a empezar por el principio, por si alguno todavía no tiene claro de qué estamos hablando. ¿Qué es el TDAH?

 María Garau: TDAH son las siglas de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. El TDAH es un trastorno del neurodesarrollo crónico, que por tanto afectará tanto en la etapa infantil como en la adultez. Es un trastorno neurobiológico causado por la confluencia de factores genéticos y ambientales. Es decir serán necesarias unas características genéticas que moduladas por factores ambientales darán como resultado un conjunto de síntomas.

UM: ¿Cómo es una persona con TDAH?

 MG: El TDAH hace referencia a personas inatentas, impulsivas, despistadas, poco eficientes con el tiempo y con aquellas tareas que requieran organización. Son personas inconstantes, con tendencia a la procrastinación y con posible disregulación emocional. Estos síntomas se explican por un desarrollo anatómico anormal y una alteración en la conectividad cerebral.

UM: Imagino que muchos lectores, después de haber leído tu respuesta se estén planteando si realmente ellos son TDH también. ¿Cuál es la sintomatología del TDAH?

 MG: Los 3 síntomas principales son: inatención e hiperactividad-impulsividad. Éstos dos últimos están muy relacionados y son difíciles de separar.

Además de éstos 3 síntomas se ha demostrado la fuerte implicación de las funciones ejecutivas en este trastorno. De forma más concreta:

Inatención:

Es la dificultad a la hora de mantener la atención durante un período de tiempo determinado. Y ahora bien,¿es tan importante la atención? Realmente, ¿interfieren tanto las dificultades atencionales en nuestro día a día? La atención es una función cognitiva que nos permite registrar la información, nos permite darnos cuenta de qué pasa en nuestro entorno. Cuando abres la nevera buscando la leche y no la encuentras, a pesar de tenerla delante, eso es por la inatención; cuando vas corriendo a la habitación a buscar algo importante y cuando llegas no recuerdas que haces ahí, eso es por la inatención; cuando pierdes las llaves, cuando cierras dos veces la puerta, cuando buscas el móvil y te das cuenta que estás hablando por él…todo eso, es por la inatención. Una persona inatenta le supone un sobreesfuerzo fijar la atención y seleccionar al estímulo al que debe atender. El reflejo de la inatención sería algo como esto.

Hiperactividad-Impulsividad:

Es la capacidad de controlar nuestros impulsos, de inhibirlos. Todos tenemos impulsos, impulsos adecuados e inadecuados, sin embargo sabemos controlarlos, inhibirlos en función de la situación en la que estés. Sabes que delante de tu jefe no puedes bostezar, pero delante de tus amigos sí. Los niños con TDAH les cuesta inhibirse a pesar de saber el bien y el mal, lo que tienen que hacer y lo que no.Respecto a la hiperactividad es un exceso de movimiento: puede ser macro (saltar, correr…) o micro (mover el pie, el lápiz, movimientos en la silla…). Tienen una necesidad incontrolada de moverse, a pesar de saber las consecuencias que les puede llevar. Un reflejo de la hiperactividad-impulsividad sería algo como esto.

Funciones ejecutivas:

Otro síntoma altamente influyente y poco nombrado es el déficit en función ejecutiva. Éstas se componen de varias habilidades: organización, planificación, control inhibitorio, toma de decisión y flexibilidad cognitiva entre otras. En definitiva es la función cognitiva más compleja que nos permite ejecutar una acción. Para ello debemos tener claro, cuál es nuestro objetivo, decidir que quiero hacerlo, determinar los pasos que debo hacer y finalmente saber solventar todos los contratiempos que puedan surgir por el camino. Una persona con disfunción ejecutiva, será una persona caótica y desordenada. Le costará seguir un orden secuencial de los pasos.Traducido en el ámbito académico sería algo así como:

Son las 17h. Tengo 4h para estudiar el examen de mañana. Voy a ver dónde está la agenda y veo qué entra. ¡Mierda! ¿Me he dejado la agenda en clase? ¡No! Está en el salón. Voy. ¡Perfecto!Mochila justo encima del skate. Buah, debería de cambiar las ruedas. Creo que tenía unas en el garaje…Voy…

18h:Vale,¡empiezo ya! Abro la agenda y entra…el tema 3. Mmmm…el tema 3 lo tengo…¡en la carpeta! Busco…vale, no está aquí… Busco en la plataforma de la asignatura…tema 4, tema5 y tema 6. Tampoco…Buah, me lo he dejado en clase…A ver qué puedo hacer…Escribo a Natalia y que me pase en foto el tema 3.

19h:¡¡Por fin!! Tema 3 conseguido. ¡Empiezo a estudiar!

20h: Uy, un Whatsapp:

– “Tíos,¿cómo lleváis el tema 5?¡Estoy saturado!”.

– ¿Cómo?, ¿entra el tema 5?

– ¡Claro! El 5 y el 6 tío, ¡estás empanao!

Pffff, vale empiezo otra vez…voy a la plataforma y…

21h:Juan, ¡a cenar!A ver si descansas, que llevas toda la tarde encerrado en el cuarto

UM: ¿Existen tipos y grados de TDAH?

 MG: Sí, según el  Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (en adelante DSM-V) se diferencian tres tipos que dependen de la predominancia del síntoma: TDAH de predominio inatento, de predominio hiperactivo-impulsivo o de predominio combinado (aparecen los 3 síntomas). Por tanto, ya no se diferencia entre TDA o TDAH, siendo obsoleta tal nomenclatura.

Los grados irán en función de la interacción de los síntomas con la vida diaria (ámbito social, académico/laboral y familiar). Cuanta más interferencia con la vida diaria mayor gravedad.

UM: ¿Por qué nos encontramos perfiles tan diferentes de chavales con TDAH?

 MG: El TDAH es un espectro. Este espectro abarca los síntomas anteriormente nombrados, por ello, un chaval puede estar en el extremo de la inatención (a) o en el centro compartiendo los 3 síntomas (b). Por ello la expresión clínica será diferente.

UM: Entiendo que estamos hablando de un trastorno crónico.

 MG: Efectivamente, el TDAH es crónico. Sin embargo, la sintomatología varía a lo largo de las diferentes etapas vitales. En la infancia prima mas la hiperactividad y la impulsividad, mientras que en la adultez, éstas parecen menguar y permanece la inatención y la disfunción ejecutiva. En la etapa adulta a pesar de que disminuye la hiperactividad motriz, continua habiendo una hiperactividad cognitiva (Piensan tres cosas a la vez, se le entrecruzan pensamientos, etc).

Un perfil de adulto TDAH podría ser una persona creativa, emprendedora gracias a su inquietud, aunque poco constante debido a su impaciencia y a su tendencia rápida al aburrimiento.

UM: Según esto, da la sensación de que el TDAH es mucho más invalidante durante la edad escolar que durante la vida adulta, ¿es así?

 MG: Todo va a depender del tipo de actividad laboral que ejerzas. Dentro de la atención existen varios tipos, en caso del TDAH la que presentan más afectada es la mantenida (permanecer concentrado durante un periodo de tiempo) y la atención selectiva (permite seleccionar el estímulo al que debes prestar atención. Da lugar a la distractibilidad). En la etapa escolar son los tipos de atención más utilizados: mantener la atención durante 7 horas y dirigir la atención hacia el profesor y no hacia los estímulos que le rodean.

 UM: ¿Cómo se diagnostica el TDAH?

 MG: Los criterios diagnósticos más consultados son los DSM-V [1]. Actualmente, no existe una prueba determinante para el diagnóstico del TDAH. El diagnóstico es clínico, es decir, será la interferencia de los síntomas en el día a día de la persona el factor determinante. Está claro que todos somos inatentos o impulsivos, la clave es cuánto te interfiere la inatención o la impulsividad en tu día a día. ¿Te permite desarrollar con normalidad tu trabajo? ¿Tu jornada escolar?. Para ello, el profesional recoge la información pertinente en una entrevista clínica y lo complementa con cuestionarios y con una exploración neuropsicológica (valoración de las funciones cognitivas). Una característica común es que los pacientes con TDAH rindan correctamente en las pruebas de atención, sin embargo en la entrevista clínica el familiar o el propio paciente, refiera una interferencia significativa de la sintomatología en la vida diaria. Esto se explica porque la atención es una función fluctuante, la cual pueden centrar en situaciones puntuales de examen, pero no pueden mantener ese nivel de atención el resto del día. Según Barkley, todos tenemos un tanque atencional con el que nos despertamos rebosante de atención. Las personas con TDAH consumen más rápidamente ese tanque y lo distribuyen a lo largo del día de forma poco eficiente.

UM: ¿Qué evidencias científicas existen sobre el TDAH?

MG: El concepto apareció a inicios del siglo XVIII por Crichton bajo la denominación “inquietud mental”. Fue en 1798 cuando describió lo que actualmente conocemos como TDAH inatento.

Hasta el momento hay más de 30.000 artículos científicos publicados de TDAH y más de 500 artículos en lo que llevamos de año. Esto demuestra que el TDAH es uno de los trastornos más estudiados y que suscita gran interés a la comunidad científica.

Corteza prefrontal

Numerosas investigaciones han reportado un desarrollo neuroanatómico anormal. En 2012 Shaw [2] compara la neuroimagen de 234 chavales con TDAH y 231 chicos con desarrollo normal y corroboró un retraso madurativo en el lóbulo frontal. En un estudio reciente [3] de neuroimagen (Kumar, Arya, & Agarwal, 2017)confirman una reducción del grosor cortical en la corteza frontal superior izquierda, orbito-frontal izquierda y la corteza cingulada anterior dorsal izquierda. Además, hallan una disminución del volumen de materia gris y sustancia blanca en áreas cortico-subcorticales prefrontales. Todas las áreas nombradas pertenecen a áreas frontales, que según la literatura, es la región más implicada en el TDAH. El lóbulo frontal y más concretamente la corteza prefrontal, está altamente involucrada en las funciones ejecutivas, atencionales y en la regulación emocional y de la conducta.

Respecto a la conectividad se ha puesto en evidencia una alteración en la actividad de dopamina, en concreto, una mayor recaptación sináptica de este neurotransmisor. Esto provoca que la dopamina permanezca en el interior de la neurona en vez de expulsarse al espacio intersináptico, provocando dos efectos: neurotoxicidad y un déficit en dopamina. El primero se ha demostrado en un estudio reciente (Hoogman et al., 2017) [4] donde reportan que la dopamina se oxida dentro de la neurona convirtiéndose en un elemento tóxico que propicia muerte neuronal. Esto explica la reducción del volumen cerebral en niños, adolescentes y adultos con TDAH. Por otra parte, el déficit en dopamina se relaciona con afectación en la regulación emocional, la atención, las funciones ejecutivas y las funciones motrices entre otras.

Vías dopaminérgicas

MG: En base a esto que nos comentas, parece que existen evidencias biológicas que prueban la existencia del trastorno. Sin embargo, dentro de la comunidad educativa es frecuente encontrarse con docentes que son escépticos con respecto al TDAH. ¿Crees que es legítimo dudar de su mera existencia?

MG: Yo estoy muy empapada del TDAH, de su base biológica y de sus síntomas, por lo que me cuesta creer que todavía hoy exista escepticismo. La biología no es cuestión de fe, es cuestión de evidencias y hace muchos años que el TDAH las tiene.

UM: Según el psiquiatra José Luis Pedeira “entre el 50 y el 60% de los niños diagnosticados de TDAH no lo tiene“. ¿Cuál es tu opinión acerca de esta afirmación?

MG: Es importante que el diagnóstico esté realizado por un experto en el área y así evitar la sobre-diagnosticación. Ser movido o ser impulsivo no significa tener TDAH igual que estar triste no significa tener depresión. No debemos confundir cosas. Existe el TDAH, pero también existen los niños mal educados. Los chavales necesitan límites, rutinas y hábitos. Si no los tienen tenderán a ser inadecuados e incluso irrespetuosos, eso, no es TDAH.Es importante recalcar que actualmente estamos sobre estimulados, vemos la tele mientras tuiteamos o trabajamos con el ordenador con música de fondo y 7 pestañas abiertas. Todo eso influye en nuestra atención. Por ello es importante hacer una valoración completa y exhaustiva de las funciones cognitivas de la persona y de los factores ambientales (colegio/trabajo y familia).

UM: ¿Cómo se trata a los alumnos diagnosticados?

 MG: La intervención con mayor eficacia es la combinada entre reeducación y fármaco. La reeducación se lleva a cabo por un profesional especializado y el objetivo es dar pautas o estrategias para reducir el impacto de las dificultades. Cada persona presenta dificultades individuales por lo que la reeducación se ajustará a las necesidad de cada paciente. En mi práctica clínica, lo que más detecto son dificultades en la organización y planificación de las tareas o en la anticipación a la entrega de trabajos y exámenes. Síntoma de la disfunción ejecutiva.

¿Cuándo hay que valorar fármaco? Cuando la sintomatología interfiere tanto en la vida diaria que impide un buen aprendizaje o dificulta la adquisición de éstos. En el caso de los adolescentes o los adultos, el propio paciente asegura no poder concentrarse y por tanto no aprovechar bien el tiempo, a pesar de tener todas las pautas necesarias para hacerlo.

Por ello es importante la combinación de ambas intervenciones, sin estrategias no podrás enfocar bien tu concentración y sin concentración no podrás aplicar tus estrategias.

UM: Sabemos que no eres experta en medicación pero nos gustaría saber tu opinión basada en tu experiencia clínica¿Deja el niño de ser niño bajo los efectos del metilfedinato?

 MG: No. ¡Es una leyenda urbana! No se quedan “alelados” ni “empanados”. La medicación permite que el niño esté receptivo al entorno, que codifique mejor la información, que sea más eficiente con el tiempo. Los fármacos normalizan la recaptación de dopamina por ello disminuirá la neurotoxicidad y los déficits cognitivos causados por los bajos niveles de ésta.

UM: ¿Existen familias que “buscan” un diagnóstico positivo para justificar otro tipo de explicaciones ante un bajo rendimiento?

MG: Por supuesto. Tanto con el diagnóstico de TDAH cómo con otros. Cuando ves que tu hijo será un futuro fracaso escolar, buscas etiquetas que lo expliquen. Es algo natural. Buscamos explicaciones para entender y comprender y así bajar el nivel de ansiedad. Si encuentras la explicación, también encontraras la solución. Las familias, muchas veces se encuentran desorientadas y confían en aquel que les dice lo que necesita oír. Sin embargo, eso no debe empujar al profesional a hacer un diagnóstico erróneo. Sera trabajo de éste, descifrar que está pasando y porque no se están dando los frutos esperados.

UM: ¿Qué medidas más allá de los fármacos se pueden adoptar para tratar de mejorar el rendimiento escolar de los niños diagnosticados?

 MG: ¡Reeducación! ¡Fármaco sin reeducación no es suficiente! La reeducaciónles da pautas, el fármaco les permite concentrarse. Puedes centrarte pero si no tienes las herramientas adecuadas para saber qué tienes que hacer en ese momento de concentración…no sirve para nada.

UM: ¿Qué efectos puede tener la medicación a largo plazo?

 MG: La medicación no tiene efectos cognitivos a largo plazo. Hay estudios longitudinales de chavales que han tomado la medicación durante 20 años sin presentar afectación cognitiva. Si recuperamos el término de neurotoxicidad nombrado por Hoogman, podríamos deducir que el fármaco, puede actuar como efecto neuroprotector, por lo que si se inicia en edades tempranas evitará la muerte neuronal y por tanto la reducción de volumen cerebral.

UM: ¿Y cuáles son sus efectos secundarios?

MG: Los efectos secundarios varían. De hecho si te lees el prospecto…¡te da miedito! Los efectos más frecuentes son falta de apetito, dificultades a la hora de conciliar el sueño y posible dolor de cabeza. Normalmente estos efectos remiten por habituación, pero en el caso de que persistan…se retiraría fármaco. También hemos tenido niños con efectos adversos máscomplicados (apatía, estado de ánimo, ansiedad…) En ese caso se suele probar con otra marca (Rubifen, Concerta, Elvanse…) y normalmente no se repiten.

UM: ¿Qué dirías a los padres de un niño con claros síntomas de TDAH que se nieguen a llevarlo a un especialista?

 MG: Que pierdan el miedo. Su hijo será el mismo antes y después de hacer un diagnóstico. Únicamente nos permitirá perfilar sus puntos débiles y así hacer una intervención individualizada y ajustada a las necesidades de su hijo.

Cuanto antes se acuda al especialista menos carencias tendrá el niño y más fácil será poder reducir las dificultades.

***

Por último, me gustaría concienciar de lo invalidante que puede llegar a ser el TDAH. Cuesta aceptar que ser despistado o desorganizado es causado por una disfunción cerebral.

Es fundamental tanto la detección como la intervención temprana. Hay numerosos estudios que hablan de la relación entre el TDAH y el abuso de sustancias, delincuencia, embarazos no deseados…debido a su impulsividad y la necesidad de búsqueda de sensaciones no siempre toman las mejores decisiones. ¡Si intervenimos podemos evitarlo!

Parece haber una lucha eterna entre la existencia o no del TDAH, una lucha que desvía la atención de lo realmente importante: las personas afectadas. Si dudas: lee, investiga, busca, averigua.

Demos un paso más, unámonos para dar a conocer y no desacreditar, para ayudar a las familias y no desorientar, para enfocar una buena intervención y no dejar pasar.

________________________________________________________________________________________________

[1] Manual Diagnóstico y Estadístico de losTrastornosMentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-V)

[2] Shaw, P., Malek, M., Watson, B., Sharp, W., Evans, A., & Greenstein, D. (2012). Development of cortical surface area and gyrification in attention-deficit/hyperactivity disorder. Biological Psychiatry, 72(3), 191–7. https://doi.org/10.1016/j.biopsych.2012.01.031

[3] Kumar, U., Arya, A., & Agarwal, V. (2017). Neural alterations in ADHD children as indicated by voxel-based cortical thickness and morphometry analysis. Brain and Development. https://doi.org/10.1016/j.braindev.2016.12.002

[4] Hoogman, M., Bralten, J., Hibar, D. P., Mennes, M., Zwiers, M. P., Schweren, L. S. J., … Franke, B. (2017). Subcortical brain volume differences in participants with attention deficit hyperactivity disorder in children and adults: a cross-sectional mega-analysis. The Lancet Psychiatry. https://doi.org/10.1016/S2215-0366(17)30049-4

Share:
Maria Garau

20 comments

  1. Aritz 13 Marzo, 2017 at 09:16 Responder

    Gran entrevista.

    Como docente pero inexperto en el campo tratado me ha parecido de gran utilidad. ¡Así se explica mejor muchas de las cosas que veo en las aulas diario! 😉

    Gracias.

  2. Inma 13 Marzo, 2017 at 13:48 Responder

    Articulazo María!! Me ha parecido muy clarificador. He sido docente y si quieres que te diga la verdad casi nadie ha intentado darnos una explicación tan completa lo que a veces nos ha llevado a pensar que el TDAH en algunos casos era puro cuento.
    Gracias por ayudarnos a aclarar cosas de esas que no “entendemos” muy bien. Muchas veces falta una buena explicación ¿no? Una conocida mía fue al médico y ésta le preguntó qué era lo que tenía. El médico le contesto que era algo complicado y que era difícil de explicar y de entender. Ella le dijo: haga un esfuerzo y explíquemelo despacito. Pues algo así

    Un abrazo

  3. Di Vagando 13 Marzo, 2017 at 18:26 Responder

    Hola María y Utepilsantes!

    Mil gracias por el artículo, tan necesario. Creo q te voy a referir a gente cada vez q alguien me diga en la península q no “cree” en el TDHA (aquí en la isla conocido como ADHD).

    Uno este artículo con el q escribí sobre la Medicina Basada en la Evidencia, y la paciencia q tenemos q tener en salud mental con las “opiniones” de la gente. Nadie opina en cardiología o cirugía!! Por supuesto, la gente puede informarse y decidir si no quiere una intervención, iguamente q uno sopesa pros y contras de cualquier tratamiento, pero q no me digan q este desorden “no existe”.

    Me alegro q hayan comentado Aritz e Inma como maestros, con mente abierta!!! Yo he vivido muchos maestros q “no creen” y q te contestan defensivamente a todo “sin problemas” en la entrevista clínica, q ponen todo “0”s en los cuestionarios estandarizados (Conners, SDQ) y q luego, cuando le pides a los padres el informe de detención o exclusión temporal del cole, lees síntomas de TDHA clarísimos: “no para de hablar con el companiero, interrumpe la clase, contesta nates de terminar la pregunta, está soniando despierto”. He llegado a tener maestros q me han dicho: “sabes q este ninio es adoptado? Pq esa es la razón del comportamiento”. Me pregunto qué dirían si yo les dijera cómo hay q dar una clase…

    TB quería daros mi opinión sobre el título… personalmente, creo q entender porqué somos despistados/acelerados/impulsivos/obsesivos/neuróticos/tenemos tics/tenemos bajones/subidones/ideas intrusivas/ansiedades diversas/propensión a las adicciones/etc ayuda… o sea, q poner nombre (“dar una etiqueta” q dicen los anti-diganóstico) ayuda, pq en primer lugar entiendes q el ninio no es así para fastidiarte, es q no lo puede evitar.

    UN abrazo!

    di

  4. Javier 13 Marzo, 2017 at 23:10 Responder

    Buenas,

    Lo primero la entrevista me ha gustado mucho,ha cambiado mi forma de ver el TDAH. Aunque ya se sabe,no se convence nunca a nadie del todo sobre nada. Me ha sorprendido que existan evidencias científicas del trastorno constatables(que ignorante era) y ahora una serie de reflexiones/preguntas al aire,sin orden de importancia:
    -Existiendo estas evidencias,se buscan a la hora de hacer un diagnostico?Es decir,se llega a hacer escaner al paciente o algo parecido? O el diagnostico se basa en valoraciones del profesional como parece que dice la entrevista.
    -Si por un lado el TDAH es resultado de una combinación de factores ambientales y biológicos,el aumento de casos(si es que lo hay,y corrigiendo el hipotético efecto sobre-diagnostico actual e “infradiagnostico” pasado)podría estar relacionado con la sobreestimulacion de la “vida moderna”(pantallas,extraescolares,cuarto idioma,aprovechamiento del tiempo,etc…)?Que influye mas?Quien le pone el cascabel al gato?
    -Donde acaba el rasgo de personalidad y empieza el trastorno?Yo puedo tener claro que si te impide acabar la enseñanza obligatoria es un trastorno,pero a partir de ahí las cosas pueden ponerse mas grises. Podemos tener en la cabeza la imagen romántica del genio despistado,que desaprovecha su talento por su falta de control ,disciplina,lo que sea. En este caso seria una pena que no desarrollase su potencial si puede “curarse”,pero me pregunto si debe hacerlo,o quiere hacerlo. Tengo claro que un cojo necesita una muleta,pero el ciudadano medio puede hacer media maratón en hora y tres cuartos y no debe hacerlo si no quiere. Donde esta la normalidad cuando se habla de “despistes”?
    -Por ultimo y adoptando la postura mas cínica posible. No creo que me costase mucho que se me diagnosticara TDAH adulto. Existe alguna manera de convertirlo en una minusvalía?Tengo derecho a cobrar una ayuda por ello?Es broma(o no)

    Saludos

  5. Josema 14 Marzo, 2017 at 20:12 Responder

    Increible artículo y entrevista. Como docente recién aterrizado, me enfrento cada día al concepto de “niño con Tdah”. Siempre he sabido que es un problema mental diagnosticable y real. Pero cada día tengo más claro los factores externos son gran parte de la semilla del Tdah. Como dice Javier, hoy en día con tanta pantalla, smartphone, tv y extraescolares es normal que el niño pierda el norte y no sepa de dónde le sopla el viento.

    Creo fielmente en la afirmación que hace el psicólogo Pedeira mencionado en la entrevista de que el 60% está sobre diagnosticado. Motivos? Los estímulos externos que acabo de citar y sobre todo, unos padres que se están olvidando de disciplinar a sus hijos. No hablo de educar, hablo de inculcarles una cultura del esfuerzo, del sacrificio y del orden que multipilicaría la capacidad de estudiar de los niños actuales. Todos podemos ser Tdah en potencia si nos dejamos llevar por la vagancia, la desidia y la indisciplina! Y si le sumamos el aburrimiento, al hoyo todos

  6. Inma 14 Marzo, 2017 at 22:10 Responder

    Ya estoy con ganas de leer lo que creo debe continuar. También yo he pensado muchas veces que la hiperactividad a la que están sometidos los crios de hoy no puede ser buena para que fijen la atención.Pienso que a los niños de hoy se les roba mucha infancia abogo por una infancia infancia sin tanto “saber de todo”. Además están los límites no puestos. Algunas reuniones de aula las empezaba con una columna de Marina sobre la necesidad de poner límites.
    ¿Desde qué años se está estudiando el TDAH? Hay tajo para los docentes con este tema y claro para los padres también.
    Cuando yo empecé a trabajar de lo que se hablaba y mucho era de la dislexia. Años después se olvidó la palabra ya no había disléxicos. ?????¿ Tienen alguna relación los dos conceptos?
    A ver María si nos sigues In-formando.

  7. Maria Garau 15 Marzo, 2017 at 00:37 Responder

    Hola a todos!!
    Gracias por vuestra acogida, es un gusto poder contar con gente curiosa y con necesidad de saber!

    Os expongo mi punto de vista respecto las reflexiones que planteiais:

    – No existe una prueba determinante para el TDAH, no existe una prueba de neuroimagen o un análisis de sangre. Igual pasa con otras patologias como la depresión, la ansiedad, la fibromialgia…
    – Totalmente de acuerdo, estamos sobre-estimulados!! ésto afecta al span atencional y a la capacidad de concentración. Todas las patologias son una comparación con la normalidad, puediendo estar por encima o por debajo de la curva normal. En el TDAH pasa lo mismo, deberemos comparar la capacidad atencional, la distractibilidad…en función de la normalidad actual y tener en cuenta si esta normalidad cambia.
    De todas formas, insisto…un buen profesional debe saber discernir entre sobre-estimulación, falta de límites o TDAH!!!
    – Respecto a la linea entre rasgo de personalidad y trastorno. El TDAH es un trastorno del neurodesarrollo, naces con el, por lo que tu personalidad se forjará en torno a él. Incluso se refleja en la terminología, muchos de los pacientes dicen “yo soy TDAH” en vez de “tengo TDAH”, sin embargo nunca oiremos “yo soy cáncer” si no “tengo cáncer”. La diferencia entre ser y tener habla de la cronicidad y de la pertenencia como rasgo de tu persona.
    Javier lo que nombras sobre si “querer curarse o no”, puede ser una sensación habitual en adultos. Los trastornos con peor adherencia al tratamiento son trastornos de personalidad o psiquiatricos, ya que recurren mucho al “yo soy así y esto forma parte de mi!!”. En el caso del TDAH tienen un juicio sano y un correcto razonamiento (adultos) por lo que son capaces de sopesar beneficios y desventajas del tratamiento, Sobre todo si la interferencia de la sintomatología es alta.
    – Referente a la minusvalía, efectivamente puedes reclamar una minusvalía puesto que implica una invalidez. Muchos de nuestros padres lo hacen. Se estudia cada caso de forma individual y no se da de forma indiscriminada, pero sí, existe! Un matiz, no es “convertirlo” en una minusvalía, es que lo es en muchos aspectos!
    – Sigue existiendo la dislexia? Por supuesto Inma!!! Junto con el TDAH es de los trastornos de aprendizaje mas consultados. De hecho hay un alto porcentaje de comorbilidad, es decir, de que se presenten ambos trastornos a la vez.

    Un abrazo a todos!!!

    Seguimos!!

  8. Blanca 16 Marzo, 2017 at 11:11 Responder

    Hola, muchas gracias por escribir este artículo. Me ha llamado mucho la atención el titular porque parece una generalización absurda fuera del contexto del artículo. Quizás “cuesta aceptar que ser despistado pueda deberse a …” es más ajustado a lo que cuentas en el texto. De todas formas yo soy despistada y tengo la impresión de que mi madre padecía un trastorno por déficit de atención -sin la h-, sin diagnosticar.

    Por ahí va el sentido de mi comentario, cuáles serían las características de este trastorno en mujeres que estén entrando en la tercera edad , insisto en lo de mujeres, porque generalmente ellas han ocultado sus problemas toda la vida y a ello se le une que la sociedad no les presta demasiada atención, que por lo común tienen pocos estudios como fue el caso de mi madre que no pudo acabar ni los básicos por fracaso escolar,una emocionalidad y autestimas inestables y muy poca capacidad de explicar sus vivencias y mundo interior. Y cómo se les podría ayudar, sobre todo.

    • Utepils 16 Marzo, 2017 at 18:15 Responder

      Hola Blanca, gracias por tu comentario. En cuanto al título del artículo, quiero dejar claro que fue una decisión de los editores de la revista y no una propuesta como tal de la persona entrevistada. Si ha resultado poco afortunado, desde tu punto de vista, carga las tintas contra nosotros ignorantes 😉

      Muy interesante tu pregunta, esperamos ansiosos la respuesta de María y te animamos a que continúes comentando.

  9. Xisco 16 Marzo, 2017 at 18:06 Responder

    Muy interesante María!

    Yo soy partidario de pensar que, hoy en día, los niños están muy mal educados, así que habría que empezar por educar a unos padres que se creen que lo hacen todo bien respecto a la educación de sus hijos, cuando en realidad no es así. Y después están los niños que sí deben ser TDAH; y para esos casos, yo me pregunto: ¿No existen soluciones alternativas a la medicina tradicional?

    Felicidades por la revista, es genial!

  10. Aritz 16 Marzo, 2017 at 23:05 Responder

    La verdad Xisco es que yo en el cole me pregunto a diario si algunos de los críos tienen un déficit de atención de manual o si son simplemente unos maleducados.

    A veces la línea, para un en cierto modo inexperto, es ciertamente delgada.

    • Calafat del Castillo 17 Marzo, 2017 at 15:33 Responder

      Ciertamente, lo es; y desgraciadamente, no se exige la superación de ningún test psicotécnico para ser padre.

  11. Maria Garau 17 Marzo, 2017 at 12:29 Responder

    Hola Blanca,
    Gracias por tu participación y por tu interés.
    El perfil típico en mujeres es una predominancia inatenta. Normlamente son chicas muy responsables y constantes por lo que pasan desapercibidas. Son hormiguitas! A base de mucho esfuerzo consiguen resultados.
    La sintomatología en 3a edad es igual que en la adultez donde predomina la falta de concentración, poca eficiencia con el tiempo, desorganización…
    Para trabajarlo será necesario identificar las dificultades concretas del día a día y dar estrategias para reducirlas.
    Lo ideal es que lo aborde una persona experta en ello, como un neuropsicólogo (lo siento, tiro para mi campo! 😉 ). Si me dices tu ciudad quizás conozco algun lugar de referencia.

    Esperamos haberte ayudado!

    PD. Gracias utepils por la aclaración. Da gusto colaborar en esta revista!

    • Anónimo 17 Marzo, 2017 at 19:29 Responder

      Hola, lo primero es agradecer tanto a Utepils como a ti María este artículo y la oportunidad de preguntar por esto. Por supuesto que no quiero cargar tintas contra nadie :), de hecho leí el artículo porque me llamó la atención el título.

      María vivo en Madrid, te agradezco de verdad que me hayas contestado a la pregunta. En el caso de mi madre siempre me ha apenado que haya renunciado a leer un libro o ver alguna peli, todo lo más programas de tipo telecinco, y hace tiempo que me pregunto por qué estas cosas aparte de otras más, cuando sé de su inteligencia que se ve en otras cosas. Gracias de nuevo por tu interés y tu ayuda.

  12. inma 18 Marzo, 2017 at 12:01 Responder

    Calafat vaya que sí tienes razón en lo de no pedir ningún test para ser padres. Para cualquier puesto de responsabilidad se exigen títulos, perfiles, capacidades… y para mí ser padres es un puesto de responsabilidad muy, pero que muy serio y se le deja a la naturaleza que actue o al capricho porque ¡son tan monos los niños!Claro que si se pidiera lo mismo para ser padres a lo peor estábamos entrando en un nazismo selectivo igual de peligroso o peor. No sé yo. A veces hay críos que contra todo pronóstico son verdaderas joyicas. Vete a saber. En cuanto a ti Aritz la línea es muy fina. Conocí a una maestra que decía de algún alumn/a: a esta criatura lo que le sobran son los padres. Y razón no le faltaba conociendo al personal. De todos modos la labor de la escuela es, además de enseñar, guiar, aconsejar, dar pautas y creer en lo que se hace y hacerlo con una buena dosis de cariño porque las criaturillas están bastante en tus manos.

    • Calafat del Castillo 19 Marzo, 2017 at 11:01 Responder

      Sí Inma, eso es cierto; a veces, y contra todo pronóstico, sale un/a niño/a maravilloso fruto de unos padres desastrosos, y al contrario. ¿Hasta qué punto se debe tomar el control? No lo sé, pero desde luego hay padres que son para echarse las manos a la cabeza.

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con asterisco