Miscelánea

Mopeds y agobio de extrarradio

Moped gang es un anglicismo cuyo significado en español significa (Escuadrón de ciclomotores), yo lo utilizo tal cual es entendido en los Estados Unidos, automáticas con pedales, antiguamente Velomotores. A diferencia del Reino Unido donde las moped gangs inglesas no hacen diferencias entre ciclomotores automáticos, scooters o ciclomotores de marchas. Nosotros aquí consideramos que debemos hacer distinción, y utilizamos pues eso, velomotores (antaño bici con motor). Matrícula amarilla, con sus pedales y de cambio automático.  Es importante resaltar el tema de las matrículas amarillas, pues desde que entró en vigor el decreto ley para regular las matriculas municipales en un solo registro a nivel estatal, muchas unidades han quedado fuera de la ley, de la circulación, ahora es difícil volver a rehabilitarlas, superando la inversión de los tramites (gestor/ingeniero/ITV) al valor de mercado de dicha moped. Todos esos ciclomotores (a partir de ahora, mopeds) nos sirven de abundante material para restaurar, reparar o modificar. Muchas terminan apiladas en furgonetas camino a Marruecos donde siguen siendo velomotores y no necesitan estar censadas.

Utilizo la palabra inglesa moped desde el momento que le aplico connotaciones que tienen que ver con la cultura del ciclomotor y la asociación, miembros que se asocian y se reconocen como pertenecientes a una mopedgang .

Quisiera puntualizar que en España reconocidas existen dos Mopedgangs, crew´s, escuadrones, pandillas con mopeds en definitiva.  El escuadrón no deja de ser una pandilla de amiguetes. Ambas crew´s  sin tener un contacto inicial entre ellas, se fundan en 2016 con  solo unos meses de diferencia.

Culebras Moped Crew Murcia —Marginados en el asfalto, jinetes en la huerta— (Hijos del Metrakit) nace el 3 de Febrero en la colina de los Jaimes, Ribera de Molina (Murcia) por Fernando y Nacho.

Su estilo, estética y filosofía está fuertemente marcado por la atmosfera rural, el campo les mantiene todavía sin contaminar por los nocivos ritmos ajetreados de las urbes, siguen fuertemente unidos a los ritmos vitales de la naturaleza, sus impulsos constantes les empuja a conservar la esencia de abrirse camino entre montañas, huertas, ríos y pantanos.

Su emblema es una culebra enroscada con cabeza de purito o petaca de escape, escupiendo una llamarada de fuego fruto de la combustión de un motor de 2 tiempos.  Dicho emblema recuerda a la bandera de Gadsden de serpiente de cascabel, utilizada por la Marina Independentista en la guerra de Independencia de los Estados Unidos, de fondo amarillo y serpiente en posición defensiva la cual rezaba el siguiente lema “Don’t tread on me” (No me pisotees), una clara alusión a la cilindrada de las mopeds, 49cc, las más pequeñas del tráfico rodado.  Murcia mantiene todavía algo de la industria auxiliar dedicada al mundo de la motocicleta, desatacando varios fabricantes de tubos de escape, mucho de aquel material fue fabricado para los ciclomotores de competición.

En una conversación con uno de sus fundadores, Fernando, me estuvo transmitiendo el ideario que mantienen: “Un movimiento honorífico al agricultor en ciclomotor o “amoto” como decimos nosotros aquí en Murcia, un grito de reivindicación de cómo era antes todo en cuanto a los paisajes previos a la especulación del ladrillo en plena burbuja inmobiliaria”  “Antes, todo esto era campo” “Una destrucción de la huerta del levante a manos de especuladores”. Fernando se dedica a cazar ancianos en ciclomotor, los detiene, charla con ellos sobre la fiabilidad de sus Derbis, Mobylettes, Vespinos… y los fotografía posando junto a ellas. Ancianos en combate les llama Fernando, por seguir en el frente, cultivando, criando en parcelas rodeadas de esqueletos de hormigón, de urbanizaciones nunca terminadas de construir. Yo los llamo Soldados, veteranos.

En cuanto a nosotros, Moped Barna Crew, puedo decir como fundador que tenemos un rollo de periferia, de barriada de casas bajas, pisos de media altura, con calles semi asfaltadas, solares, y con graves deficiencias en cuanto a equipamientos básicos. Los Juegos Olímpicos del 92 cambiaron el paisaje, el asfalto invadió los huertos y se levantaron muros  y circunvalaciones que rodean al barrio (Nus de la Trinitat/ Nudo de Trinidad) como si se tratase de una muralla medieval, aislados dentro de vías interurbanas.

Es interesante al igual que importante contar un poco la historia de la zona, pues nuestro logo hace varias referencias a ella. Sin su leyenda es difícil descifrar nuestro emblema. Resulta que durante la edad media Barcelona contaba con cinco horcas para impartir justicia. La quinta, quedaba en la zona más alejada del centro de la ciudad, en el cerro de Finestrelles, era la quinta horca, y desde entonces se utiliza como referencia en lengua catalana para indiciar la lejanía de algún lugar, como en castellano podríamos utilizar “en el quinto pino”. Bien, el poder y su hermetismo siempre utilizan zonas de culto o peregrinación y por supuesto de castigo. Las horcas desaparecieron, pero en su lugar se construye una cárcel que a día de hoy nos mantiene dentro una atmosfera de resignación y sobre todo de un profundo agobio.

De ahí la soga, el nudo y la cadena que aprieta pero no termina de ahogar, a un diablo extraído de la portada de Hijos del Agobio,1977, del grupo de rock Triana. Dibujo de Máximo Moreno, pintor y portadista en la década de los setenta. Referencias y homenaje que quise incorporar  en nuestra imagen, espíritu callejero, rockero y de hijo de emigrantes andaluces (y del agobio como dice la canción). Los setenta fueron épocas convulsas, de luchas sociales y de conquistas a día de hoy olvidadas y a las que nosotros tanto debemos, pues nuestra escuela pública por poner un ejemplo se consiguió a base de pelea, cortes de tráfico, carreras delante de los marrones con porras… aun así, seguimos viviendo en una de las zonas más pobres de Barcelona. Quizás no es casual que la pandilla haya tomado conciencia tan rápidamente para formarse, pues ciertos alicientes solo se encuentran en algunos sitios donde apenas pasa el tiempo, donde perdura el gen asociativo heredado del activismo. Donde la actitud y el carisma de la vida en la calle con sus pros y sus contras siguen latentes. La herencia quinqui propiamente dicha fue traspasándose de padres y madres a hijos e hijas, todo ese peso también lo arrastramos.

Podemos decir que pertenecemos al lumpen-proletariado, jóvenes en paro, al borde de la exclusión social o dentro de ella, que se buscan la vida como pueden o como dicen los temas de trap de hoy día, con trapicheos. No creo que sea casual que en la esquina de la calle de nuestro garaje tengan los raperos y traperos su local de grabación. Por suerte los miembros de la crew vamos haciendo con nuestros trabajos, mejorables, pero haciendo.

Para nosotros la idea de montar una crew nos pareció cojonuda desde el primer momento, además la Derbi Variant es todo un símbolo del currela, pizzero o mensaca, del que se iba hacer sus trapis, del mangui de hortalizas, de los quemaos de las carreras con sus motores pasados a refrigeración por agua.

Yo, aún sin ser mecánico, siempre he estado entre ciclomotores para cambiarles la estética, pequeñas reparaciones… pero con algo de gusto, herramientas y sitio iba tirando. Después de varios años contacté con Antoni y hace 6, junto con más amigos, alquilamos un local. La mayoría estábamos en paro, matábamos las horas haciendo chapuzas, trucajes y ñapas de pintura en una cabina artesanal. El final de aquella historia llegó por un encargo de pintura de una escudería del campeonato del mundo de 250cc, sí sí, nosotros solo veíamos los billetes, nos comprometimos y claro está… sin medios técnicos y con muchos contratiempos aquello terminó con la disolución de las “actividades”, pasamos bochorno y no quiero imaginarme el “intermediario” de la faena.

Antoni me compró la idea de montar una crew tras empaparnos a través de internet de la movida yankee. Ya nada es underground, todo es mainstream, en un click todo es visible y rastreable, hasta el material más subversivo. Está claro que aquí no existe la cultura moped, pero décadas atrás la peña salía en ciclomotor de igual forma que ahora lo hacen al otro lado del charco. La diferencia es el presente, a nadie le interesa. Yo lo hacía, ¡¡joder  nosotros lo hacíamos!! Recuerdo las salidas organizadas por la gente de la carretera de la arrabassada, luego llegó la convalidación de las 125cc con el carnet de coche, las ITV para los ciclomotores, la crisis…  En la actualidad puedo decir que somos ahora mismo siete integrantes, algunos más activos que otros, pero los siete sentimos que por muy inocente que parezca la movida somos el centro de las miradas (incluidas las de la guardia urbana). No es ese nuestro objetivo, nuestro objetivo es revivir de nuevo esas experiencias, devorar kilómetros con las manos manchadas de grasa, movernos por la ciudad de forma ágil y grotesca, ser capaces de montar una escena y pasarlo bien en el intento. Bueno, seré honesto, si que nos pone provocar con una Variant, pero desde un orgullo macarra/obrero. Supongo que lo mismo les pasa a los mod con su Vespa/Lambretta.

Un punto guapo fue ponernos delante de una cámara. Tenía ganas de hacer este tipo de cosas y nos aventuramos. Nos pusimos a grabar videos que ayudaron en los primeros meses a buscar en las redes un reconocimiento, una forma de decir aquí estamos. Con mucho cuidado, ya se sabe que Internet magnifica. No teníamos ni tenemos nada que perder. Los primeros vídeos son caseros, grabados con el móvil. Se me ocurrió sintetizar todas las referencias y alusiones a los años setenta, técnicamente sin complicarnos, grabando un solo plano. Luego Antoni editaría con el PC. Introducción a Moped Barna Crew es de lo más sencillo e inocente que puedas creerte. Improvisación pura y dura. Pronto lo rulé entre colegas cercanos y lo subimos a internet. Me gustó el tema y elaboré un segundo y un tercer vídeo, este tercero se grabó con un cuarto integrante, Frankey, más puesto en cuanto a técnicas de grabación y edición, cogimos una cámara réflex y nos fuimos al garaje donde ya tenía un guión en mi cabeza. Lo podéis encontrar subido en nuestra página de facebook, MasMax profundiza más en todo esto que hablo, es más rollo cine, macarra y transgresor. El gurú y profesor de economía Santiago Niño Becerra relata por la radio un futuro cercano mientras yo mismo me preparo para salir a la calle a darme de hostias con ese negro porvenir.

Dios aprieta pero no ahoga, nos encontramos tirando adelante y será lo que tenga que ser. Desde luego que a día de hoy no es moda (así debe continuar), ahora mismo es algo tan minoritario que casi es testimonial.  Decidimos liarnos una mañana para grabarnos en minoría, los siete, puse mi coche para grabar desde dentro, grabó el primo de Frankey que vino desde Tarragona, y nos fuimos a una antigua fábrica de ladrillos abandonada en medio de la montaña, ¡a disfrutar como enanos! Es nuestro vídeo más visto, pasan las 45.000 reproducciones y ya nos tienen vistos los americanos.  Las imágenes hablan por sí solas. ¡Ferias custom y festivales en un año de vida! Todo esto está recogido en un documental acerca del cual hablaremos más adelante. Se presentó en Madrid, en el Madrid Motorcycle Film Festival siendo el documental más alternativo sin lugar a dudas. Hasta aquí puedo contaros como comenzó Moped Barna Crew, vamos a cumplir en breve un año de existencia y estamos contentos. La verdad que el rollo nos identifica y va con nuestros caracteres, siempre con nuestros matices y aportes claro está. Al fin y al cabo es una movida outsider y tenemos tanto de eso como de loser, ¡siempre con la verdad!

Gracias por brindarnos la oportunidad de contaros de qué va esto y hacerlo con total libertad. Un saludo para todos ustedes, redactores y lectores de UTEPILS MAGAZINE.

Share:
Pepe Espike

5 comments

  1. Isis 7 junio, 2017 at 08:56 Responder

    Espike, enhorabuena por esa crew, hablas de ella con orgullo y no es para menos. Gracias Utepils por darnos a conocer tantas y tantas historias!

  2. Inma 13 junio, 2017 at 11:38 Responder

    Espike qué artículo más curioso!. A mis años desconozco tantas cosas de vuestra manera de pensar,de moveros ,de sentir…Me gusta leer este tipo de artículos. Os deseo que sigáis viviendo la vida como os gusta, como os da la gana.
    Un abrazo

  3. Pepe Espike 18 junio, 2017 at 16:40 Responder

    Gracias por vuestros minutos empleados en la lectura de este artículo, por contestar RacerJuan, Isis e Inma. Se explica para que vosotros conozcáis esta manera de vivir. Escribir me ayuda también a seguir haciendo lo que me da la gana. Salud

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con asterisco