Arquitectura

El dibujo como proceso en Arquitectura

El dibujo ha sido en la historia de la arquitectura una de las herramientas de proceso proyectual más importantes. En el presente artículo se analizarán las etapas de los procesos de pensamiento en arquitectura, en relación a los medios gráficos que se utilizan.

El croquis esencial y aproximación.

Analizaremos a continuación esta serie de croquis de los pabellones de les Cols en Olot, obra de RCR Arquitectes.

Se trata de un dibujo a un punto inicial del proceso arquitectónico, dentro de un largo proceso proyectual, lo que será objeto de análisis en este estudio. Vemos que estos dibujos utilizan una técnica de dibujo muy concreta: tinta china, lo cual funciona muy bien por el carácter esencial y visceral que los caracteriza. Se tratan de croquis de concepto muy generales, y que explican muy bien el proyecto sin ningún tipo de definición, sino una descripción más esencial.

Coherencia entre representación gráfica y proyecto: planos de concepto / planos descriptivos

Vemos los primeros planos que se desarrollan, donde se explica sólo la esencia representada en los croquis, pero ahora ya con una geometría concreta: proporciones trabajadas, jerarquías,  ritmos, vacíos y llenos del proyecto.

Los planos a continuación, son  un paso más evolucionado, con un grado más alto de definición, pero que no son suficientes para la ejecución del proyecto:  son meramente “descriptivos”.

El dibujo como herramienta proyectual y estructuración de ideas: del croquis a la formalización material. Fidelidad conceptual.

Ahora relacionaremos cómo el dibujo en el trabajo de RCR Arquitectes tiene una relación totalmente directa con el proceso de pensamiento y cómo estructura las ideas e inquietudes personales, que quedan totalmente reflejadas en su arquitectura.

Podemos observar cómo en todas las secuencias de dibujos, se da inicialmente un análisis del lugar a una escala más general (ya sea un entorno urbano o natural). A  continuación se trata la pieza en sí, y se realizan las primeras ideas del proyecto arquitectónico, realizadas a modo de esquema conceptual, pero con mucha claridad.

Son evidentes las inquietudes dentro de la trayectoria de estos arquitectos, ya que los propios dibujos ya ponen de manifiesto estas obsesiones como son: la repetición (ritmo y modulación), el trabajo riguroso del vacío y el lleno, el tratamiento de la continuidad del interior y el exterior, y los filtros o capas de transición entre las cosas.

Iremos viendo ahora estas analogías al proceso proyectual uno por uno: desde los croquis iniciales, dibujos de concepto, y planos descriptivos.

Podemos observar que esta manera de hacer se convierte en un sistema o proceso de pensamiento común en todos los casos, y como siempre se termina manteniendo una gran fidelidad entre las ideas que expresan los dibujos y la obra construida.

Analogías con el proceso proyectual de  Peter Zumthor. Las termas de Vals.

En este punto se encuentra un paralelismo entre el proceso proyectual que hemos descrito anteriormente y el de Peter Zumthor, donde tomamos como ejemplo las termas de Vals.

Observemos los croquis iniciales de un grado de abstracción y esencialismo parecido al que nos hemos referido en el caso de RCR. También podemos ver que utiliza planos descriptivos y de concepto del nivel que hemos estado analizando, con una limpieza y claridad absolutas.

Comparación con el proceso proyectual Aires Mateus: “construir el molde del espacio”

Dentro de este discurso de metodologías para construir el lleno para delimitar el vacío, hay precedentes importantes a mencionar. En primer lugar, tenemos a Borromini, quien fue de los primeros en utilizar grafito como herramienta de proyecto. Es interesante la manera que tenía de trabajar los muros, no como planos, sino como campos.

Esto es una idea que vemos en los proyectos explicados de RCR, en las termas de Vals de Zumthor (donde las cajas aparentemente macizas están agujereadas en su interior) y como veremos en la obra de Aires Mateus más adelante.

Zevi declara en “Saber ver la arquitectura” en el espacio como protagonista de la arquitectura. “La arquitectura es como una gran escultura excavada, en cuyo interior el hombre penetra y camina”. Dice que la arquitectura no está formada por los elementos constructivos, sino por vacío que queda delimitado por ellos. En el dibujo vemos como destaca la masa muraria y consecuentemente el vacío.

Vemos al otro fotografía una maqueta donde quedan representados los volúmenes interiores, y el sólido obtenido es el espacio en sí (es decir, está trabajando el espacio en negativo: define el vacío que quiere, y después construye el molde de este espacio, discurso coincidente con estas metodologías que estamos reflexionando).

Veremos a continuación algunos ejemplos de edificios de Aires Mateus. Una vez entendido este discurso,  se observan como las representaciones gráficas de sus proyectos (tanto a nivel de croquis como los planos), tienen una voluntad de explicar esta intención continuamente, análogo al sistema de trabajo que hemos analizado anteriormente en  RCR Arquitectes, o las Termas de Vals de Zumthor.

Procesos de pensamiento.

Hemos observado en las diferentes etapas de este estudio como el dibujo, en todas y cada una de las fases proyectuales no debe perder la esencia que caracteriza al proyecto, o lo que se busca en cada caso.

Hemos relacionado estas arquitecturas con el discurso del vacío, ya que en todos los casos tiene un peso muy importante el pensamiento de cómo se modela el lleno para la generación de un vacío, de un espacio con unas características concretas.

Podemos concluir este análisis dividiendo los tipos de dibujo dentro de este proceso en los siguientes:

– Croquis iniciales (esenciales y viscerales: aleatoriedad). Son inicialmente como método de trabajo, cuya finalidad no es comunicativa. En la realidad son tan descriptivos como un plano, aunque no nazcan con este fin.

– Planos de concepto: cuentan la misma idea de que el croquis lo hace de manera visceral y directa, pero se hacen posteriores a una reflexión más profunda y ya se le da forma (geometría y dimensiones, del vacío y del pleno)

– Croquis de proceso: son los que hemos observado que, sin necesidad de ser muy precisos, sirven para trabajar la idea inicial en tres dimensiones, con proporciones estudiadas, atmósfera, etc.

– Planos descriptivos: dentro del modo de hacer de estas arquitecturas que hemos analizado, los planos son muy limpios, con la voluntad de expresar las teorías de arquitectura que vamos repitiendo durante la investigación. Son así bastante esquemáticos, con manchas de colores que representan las partes llenas, y blanco que representa el espacio.

– Obra construida: vemos a todas las fotos de las obras que se entiende perfectamente estos primeros encajes de los croquis, los planos de concepto y obviamente los descriptivos. La arquitectura construida es la que vivimos. Es muy importante esta capacidad de no perder intensidad durante el proceso.

Share:
Oscar Company

7 comments

  1. Albañil ilustrado 14 Junio, 2017 at 16:23 Responder

    1. ¿“Proyectual”?

    ¿Debemos entender que con “proyectual” te refieres al dibujamiento del arquitectonismo en tanti contri dibujación de la arquitecturidad?

    2. “– Obra construida: vemos a todas las fotos de las obras que se entiende perfectamente estos primeros encajes de los croquis, los planos de concepto y obviamente los descriptivos”.

    Dices que “se entiende perfectamente”, pero, francamente, no se te entiende ni un carajo. Eso sí, se te ve muy entusiasta. Algo es algo.

  2. Iñaki 14 Junio, 2017 at 22:20 Responder

    No estará un tal Luxindex detrás del albañil ilustrado que comenta justo antes que yo? Algo en su estilo me resulta familiar…

  3. Inma 15 Junio, 2017 at 10:13 Responder

    Buen día!. Me merece tanto respeto vuestro trabajo que no sé cómo alguien puede hacer un comentario negativo aunque no lo entienda. Hay mucho trabajo creativo detrás de esos dibujos, planos, maquetas… Los ciudadanos no entendemos de arquitectura ni de tantas cosas,pero es muy bueno que nos cuenten cosas y que veamos que cualquier construción lleva detrás mucha inteligencia. Si no lo entendemos muy bien pues tampoco pasa nada o es que ¿acaso entendemos otras artes?.
    Un abrazo Óscar y adelante aunque el” albañil ilustrado” meta el dedo en el ojo.

  4. Luxindex 19 Junio, 2017 at 00:45 Responder

    Disculpa, Iñaki, sí, Albañil ilustrado es también un servidor. Disculpa, digo, mi tardanza en contestarte, pero es que he perdido la costumbre diaria de visitar Utepils Magazine.

    Esta revista tiene artículos brillantes, pero, qué quieres, un sitio donde la mayoría de los autores no contestan a los comentaristas se me hace antipático y, lo que es peor, aburrido. Y si, para colmo, el artículo, como es el caso, es insustancial, imagina…

    ¿Qué haría, a mí o a cualquiera, preferir leer a Óscar Company en lugar de al gran Oscar Niemeyer? Pues está claro: que el primero podría, de ser educado, contestar, interactuar con los comentaristas. Pero si no lo hace, ¡¿cuantísimas publicaciones sobre el mismo tema hay más interesantes y a un sólo click?! Por amor de dios: miles y miles.

    Se acabó.

  5. Luxindex 19 Junio, 2017 at 00:46 Responder

    Aunque emplee un juego de palabras, Inma, te digo en serio que, hablando de arquitectura, tu actitud me parece muy constructiva. Pero no te fíes, sé de lo que hablo, en arquitectura, como en todo, hay mucha inteligencia y finura… o no. Depende. ¡Hay cada bobo!

    Y, claro que sé lo que Company quiso decir, el que no supo cómo decirlo fue él.

    Te recuerdo: «Obra construida: vemos a todas las fotos de las obras que se entiende perfectamente estos primeros encajes de los croquis, los planos de concepto y obviamente los descriptivos».

    ¡¿Y tiene el cuajo de no corregir ese párrafo, o de no girar el primero de los alzados que está boca abajo?! La verdad, ni la caseta pa’ mi perro le encargaba.

  6. Inma 19 Junio, 2017 at 12:59 Responder

    Luxindex ¿también eres arquitecto? Joé tío lo que se está perdiendo el país contigo.Seguramente serás del género “sé absolutamente de todo”. Un poco nerviosa me pone a mí ese género,empatía mucha no suelen tener.
    La verdad que no miro con lupa todos los artículos que sean muy técnicos porque no tengo ni pajolera idea de arquitectura o de motores por ejemplo, pero creo que tengo un poco de educación y tu actitud no me gusta. Respecto a contestar o no, ya te vale. Yo sí entro a mirar la revista, pero es tengo todo el tiempo del mundo
    ¿te pasa a ti lo mismo? A lo mejor estos,para mí chavales en comparación con mi edad, están bastante ocupados en sus trabajos. ¿Te parece que pueda ser?
    No está de más recordar aquello de:” si no puedes decir nada bueno,cállate”
    Por cierto, no se te ocurra contestarme. No tengo ni tiene ganas la revista de entrar en descalificaciones que nos ponen a todos de bastante mala leche.Por mi parte por lo que a ti respecta también: se acabó.

  7. Luxindex 19 Junio, 2017 at 15:53 Responder

    «Los chavales están muy ocupados…», ahí has tenido gracia, la verdad sea dicha, Inma.

    En cuanto a tu recomendación de que «si no puedes decir nada bueno, cállate» creo que es un buen consejo; es más, por mi parte te recomiendo que lo sigas.

    Pero, bueno, caramba, que si te pones así prometo hacerte un Óscar, es decir, no contestarte.

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con asterisco