Música

Manual para ochenter@s nostáligc@s. 1976 (III)

Si me permitís una reflexión, creo que una de las razones por las que en este momento estamos mirando tanto hacia atrás y exista esta especie de nostalgia generalizada hacia los 80s es la importante incertidumbre social y económica que nos está tocando vivir. En este contexto, la nostalgia se convierte en una herramienta segura a la hora de desarrollar una idea o iniciar un proyecto. Los cuarentones lideramos el desarrollo económico, somos los que tenemos la pasta y, nos guste o no, tanto nosotros como nuestros hij@s somos vectores del consumo y “target” publicitario. Esa es la razón por la que tanto el diseño, la moda, la publicidad y en general, el entretenimiento, se han volcado en los últimos años en desarrollar una mirada hacia iconos del pasado intentando fusionarlos con los del presente. La razón de que se focalicen en los 80s, es la importancia que tuvo esa década en la política, en la sociedad y en el desarrollo económico. Los 80s fueron una década bisagra en la historia contemporánea que se caracterizaron por la explosión del consumo, la exaltación de la libertad juvenil, la cultura pop, los grandes avances tecnológicos y, lo que me parece más trascendente, la mercantilización de la cultura alternativa y suburbana.

Los 80s fueron una revolución cultural pero no en todos los países se produjo de la misma manera ni con la misma intensidad. La movida madrileña en los barrios de Madrid poco tiene que ver con el desarrollo del hip-hop en el Bronx o Harlem pero ambos movimientos son expresiones de libertad y forman parte de los 80s en mayor o menor medida. Esa es la razón por la que este manual no pretende centrarse exclusivamente en describir la España ochentera, la movida o como eran nuestros libros y nuestra ropa en el colegio. Para eso tenéis libros bastante bien traídos. Lo que este manual pretende es analizar de manera integrada el porqué de los movimientos culturales y contraculturales que por diferentes motivos se iniciaron a mediados y finales de los 70s y que tuvieron su desarrollo y mercantilización a los largo de los 80s hasta convertirse en iconos de nuestra generación. La Música, el Cine, la Televisión y la Publicidad eran simples reflejos de lo que realmente estaba ocurriendo en barrios de Nueva York, Londres, Madrid o Barcelona.

Cultura

Musicalmente hablando es muy difícil establecer una frontera generacional. La música de una década es un reflejo de las anteriores y los grupos nacidos en los ochenta crecieron con grupos de los 60s y 70s. Pero a grandes rasgos los 70s se caracterizaron, esencialmente, por el nacimiento de nuevos movimientos musicales que dejaron atrás la experimentación hippie de los 60s para dar paso al rock sinfónico que exploró nuevos caminos musicales combinando de manera creativa elementos de la música académica, la psicodelia y el hard rock. Además del rock sinfónico, los 70s también vieron nacer importantes movimientos musicales como el glam rock, el heavy metal, el punk, el reggae, el hip hop, la música disco, el synth pop o la new wave, entre otros.

David Bowie, buque insignia del glam rock

Dentro del rock sinfónico, y sin ser exhaustivo los principales exponentes fueron Genesis, Yes y Pink Floyd que por esa época vendieron millones de discos y reventaban los estadios. El rock más puro seguía dominado por The Rolling Stones y The Who quienes se beneficiaron por la separación de The Beatles o la disolución de The Doors tras la muerte de Jim Morrison. Entre tanto, grupos como Led Zeppelin, Black Sabbath y Depp Purple fueron las bases de lo que luego se denominó Heavy Metal (y que depositaría todo su metal en los 80s). El glam rock y la androginia de talentos como David Bowie, Queen o T-Rex es otra característica de esa época ya que permitió demostrar que el Rock, además de acordes, era un espectáculo integral. El glam rock nace en Gran Bretaña a primeros de los 70s y tuvo su apogeo a lo largo de esa década y en gran parte de los 80s. Glam es un apócope de la palabra «glamour» y alguna de sus canciones más famosas son: «Life On Mars?» de David Bowie, «Get it On» de T. Rex o «Cum On Feel the Noize» de Slade, popularizada más tarde por Quiet Riot. Alice Cooper y Kiss se adueñaron de los mejores shows de la época y serían fuente de inspiración para multitud de grupos en los 80s.

A mediados de los 70s, un género proveniente de los suburbios neoyorquinos, el punk, irrumpiría para devolver la cuota de rebeldía que el rock y la música de los 70s habían perdido. El punk explotó a finales de los 70s con bandas americanas como Ramones, The Dead Boys y Blondie y británicas como Sex Pistols, The Clash y The Damned. Años más tarde, y dentro de la escena independiente americana en los 80s, el punk evolucionaria hacia el Hardcore con una fórmula musical mucho más agresiva, rápida, y veloz. Grupos como Black Flag, Minor Threat o Dead Kennedys influenciarían a músicos que más tarde conformarían la escena hardcore melódica, skate punk o nardcore. Es curioso que la filosofía punk “Do it yourself” permitiría poco después, que en los mismos suburbios neoyorkinos, se produjera un importante cambio de escena con el nacimiento del hip hop. Más que un estilo musical, el hip hop se considera un movimiento artístico y cultural compuesto por una gran diversidad de formas artísticas originadas dentro de una subcultura marginal presente en zonas del sur del Bronx y Harlem (Nueva York). Diferentes manifestaciones de esta cultura son el “rap”, el “turntablism” o “DJing”, el “breaking” y el “graffiti”.

Este movimiento cultural ofreció a los jóvenes afroamericanos de finales de los 70s y principios de los 80s una salida reaccionaria a la desigualdad existente en sus calles. Su origen se asocia a las fiestas callejeras de los Ghetto Brothers (imagen de portada de esta entrada) y a DJs como Kool Herc que experimentaron creando golpes rítmicos a través de “loops breaks” en dos platos. Esto más tarde sería acompañado por rap y por beatboxing (técnica vocal usada principalmente para proporcionar elementos de percusión y diversos efectos técnicos de DJs). Tras su evolución desde el sur del Bronx, el hip hop se ha extendido a diferentes culturas urbanas, suburbanas y comunidades de todo el mundo. Es curioso cómo, a día de hoy, existe un florecimiento mundial de diversos estilos en cada uno de los cuatro elementos, que se han adaptado a los nuevos contextos en los que se ha inmerso el hip hop, sin desligarse de los principios fundamentales, los cuales proporcionan estabilidad y coherencia a la cultura.

Otro estilo musical que tuvo una importante repercusión a finales de los 70s y principio de los 80s fue el reggae. Aunque es un género musical que nace en Jamaica en los 60s (y se asocia generalmente a música jamaicana), estrictamente por reggae se entiende un género musical específico que se desarrolla a partir del ska y el rocksteady. Uno de los grupos pioneros del reggae, de sobra conocido, fue The Wailers con integrantes célebres como Peter Tosh y Bob Marley. Éste último es el mayor icono del reggae y de la música jamaiquina (y también de los 80s) e inmortalizó temas como «No woman, no cry» entre muchos otros. Del reggae destaca su fuerte vínculo con la corriente rastafari cuyos seguidores creen que las personas de raza negra así como sus descendientes serán guiados a la tierra prometida denominada Monte Zion. El uso de “dreadlocks” (rastas) que muchas veces se cubren con un “tam”, la vestimenta con colores de la bandera Etíope y el consumo de marihuana forman parte de la idiosincrasia rastafari y del propio reggae.

Además de los anteriores, los 70s verían nacer otro importante género musical, mucho más comercial y menos reivindicativo, la Música disco o solamente Disco. La Música Disco es un género de música de baile derivado del “rhythm & blues” que mezcló elementos del “soul” y el “funk” con toques latinos y que se popularizó en las sales de baile (discotecas) en la segunda mitad de los 70s. Si tuviéramos que identificar cada género musical con un lugar, el templo de la música Disco sería la famosa discoteca neoyorquina Studio 54. Si no conocéis nada de la música Disco ni de la época os invito a que veáis la película del mismo nombre «Studio 54» (Mark Christopher, 1998). Aunque los críticos la consideran una película plana y solo apta para nostálgicos creo que transmite bien el desenfreno de la época (en este caso, sex & drugs & boogie boogie) y su banda sonora, como recopilatorio, es recomendable. Aunque son muchos los cantantes, grupos y temas representativos de la música Disco creo que los Bee Gees son los que más se relacionan con esa época. El grupo había sido popular por sus baladas en los 60s pero desaparecieron hasta mediados de los 70s donde su inmersión en la música Disco y la inconfundible voz de Barry Gibb les proporcionaron su primer gran éxito «Jive Talkin» (1975) seguido de «You should be dancing» (1976), «Stayin’ alive» (1977) y «More tan a woman» (1977). Estos temas se incluyeron, posteriormente, en la banda sonora de la película «Saturday night fever» (John Badham, 1977) que es considerada como una de las mejores bandas sonoras de la historia.

De la mano de la música Disco aunque con otra esencia, nacería también en los 70s otro importante género musical, el synth pop. Este género derivado de la música electrónica, combinada con la música disco, el new wave y el pop desarrollado a finales de los 70s y principios de los 80s en Reino Unido, Alemania y Estados Unidos sirvió de plataforma para el surgimiento de los nuevos estilos de música electrónica como el house, el techno y el trance, y también transformó el sonido disco en sonido dance. El Synth pop nació, lógicamente, al amparo de las nuevas tecnologías e inicialmente estaba asociada a una imagen juvenil de los grupos con sonido futurista. Haciendo uso de sofisticadas vestimentas y nombres casi siempre afrancesados, grupos como Cabaret Voltaire, Depeche Mode y Visage, entre otros, ofrecieron un legado histórico (y de incalculable valor creativo) a las futuras generaciones de la cultura Techno, Pop y Dance. El Synth pop, evolucionaría notablemente en los 80s dando paso al techno pop y a la música de baile electrónica lo que permitiría más tarde (quizás como extensión de la movida madrileña) el nacimiento de la ruta destroy. En esa época, y durante un fugaz periodo, el centro del mundo estaba en locales de Valencia, Madrid o Barcelona.

Mientras tanto, en Reino Unido y Estados Unidos tras el furor del punk (que fue relativamente corto), y entrando ya en la década de los 80s se desarrollaría por completo el Heavy Metal y aparecería la New Wave que engloba varios estilos de pop/rock de finales de los 70s y mediados de los 80s con vínculos con el punk y géneros del rock de los setenta. La New Wave es considerado como uno de los géneros definitivos de los 80s. Se mantuvo análogo al Post-punk (aunque la New Wave apareciera primero) e incorporó música electrónica (sintetizadores a tope), música experimental, mod, disco y pop. El género se convirtió en un fijo en el canal de música MTV (otro icono de los 80s) y la popularidad de varios artistas New Wave se ha atribuido en parte a la difusión que tuvieron en este canal así como en ciertas películas de la época.

Para acabar esta sección es justo y necesario hacer un ranking musical de los 70s. Lo considero una tarea difícil ya que puedes dejarte algún “temazo” o incluir algo que no sea considerado digno. Debido a esto, consulté el ranking Top 100 de la “New Musical Express” (NME) y debatí, al respecto con mi mujer y su hermano que tienen un conocimiento musical mucho más extenso y fiable que el mío. Como resultado, acordamos respetar el ranking Top 10 que os presento a continuación y que espero os guste:

NME Top10

01 Sex Pistols «God Save The Queen» (1977)

02 Fleetwood Mac «Go Your Own Way» (1977)

03 The Clash «London Calling» (1979);

04 David Bowie «Heroes» (1977);

05 The Ramones «Blitzkrieg Bop» (1976);

06 Donna Summer «I Feel Love» (1977);

07 Blondie «Heart Of Glass» (1978);

08 Bruce Springsteen «Born To Run» (1975);

09 Michael Jackson «Don’t Stop ‘Til You Get Enough» (1979);

10 Wings «Band On The Run» (1973).

No obstante, como el que escribe debe tener algún privilegio de vez en cuando y la lista se me antojaba muy trabajada he querido completarla con algún que otro tema clave:

The Beatles «Let it be» (1970); John Lennon «Imagine»; (1971); The Who «Baba O’Riley» (1971); Al Green «Let’s Stay Together» (1972); Stevie Wonder «Superstition» (1972); Queen «Bohemian Rhapsody» (1975); Tina Charles. «I love to love» (1976); Iggy Pop «Lust For Life» (1977); Ian Dury «Sex & Drugs & Rock & Roll» (1977); Kraftwerk «The Model» (1978); The Pretenders «Brass In Pocket» (1979) & The Sugarhill Gang « Rapper’s Delight» (1979).

Share:

1 comment

  1. inma 26 Julio, 2017 at 19:49 Responder

    Carlos, me gusta tu Manual para ochenteros porque estás haciendo un barrido muy completo sobre esos años. En unos me recuerdo mejor que en otros, pero muy bien. Supongo que pasarás también por el cine y las series.
    Hasta el próximo!!

Escribe un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con asterisco